Agnosia

Agnosia («desconocimiento») es la incapacidad para reconocer estímulos previamente aprendidos o de aprender nuevos estímulos, sin haber deficiencia en la alteración de la percepción, lenguaje o intelecto.
La agnosia es el resultado de una lesión en el cerebro, concretamente en las áreas receptoras secundarias situadas en el tálamo.

Diagnóstico diferencial y signos característicos

Traumatismo craneoencefálico

Sospecha: antecedente de traumatismo facial o cefálico.
Confirmación: antecedentes o radiografía de cráneo en la fase aguda.

Accidente cerebrovascular (ictus)

Sospecha: entumecimiento o debilidad repentinos en el rostro, brazos o piernas (especialmente de un lado del cuerpo), confusión súbita, dificultad para hablar o entender, problemas repentinos para ver con uno o ambos ojos, dificultad repentina para caminar, mareos, pérdida de equilibrio o coordinación de los movimientos, dolor de cabeza súbito y severo sin causa conocida.
Confirmación: TC (pasado un tiempo).

Demencia

Sospecha: La pérdida de memoria es el signo más común de demencia.
Confirmación:

  • En la enfermedad de Alzheimer, se trata de un daño interno: los cambios afectan de forma selectiva a las células cerebrales, impidiéndolas funcionar. Y finalmente se produce la muerte de estas células.
  • Un posible daño externo puede ser la falta de oxígeno. Este puede ser el caso cuando se produce un endurecimiento de los vasos sanguíneos del cerebro. En algunas ocasiones, esto tiene lugar en diferentes lugares del cerebro. Esta condición se conoce con el nombre de demencia multi-infarto o vascular.
  • Otras formas poco frecuentes de demencia son:
    • demencia frontotemporal
    • demencia con cuerpos de Lewy difusos
    • demencia asociada con Parkinson
  • Enfermedades de todo tipo en las que la demencia constituye uno de sus síntomas. Por ejemplo, mal funcionamiento de la glándula tiroides, deficiencias vitamínicas graves, trastornos genéticos poco frecuentes como la Corea de Huntington, infecciones cerebrales como ocurre con el SIDA, aumento de líquido cefalorraquídeo y neoplasias cerebrales como la diseminación del cáncer de pulmón o de mama.
Intoxicación por monóxido de carbono

Sospecha: cefaleas, latidos en las arterias temporales, y náuseas y vómitos; el cuadro avanza con parálisis de las extremidades inferiores, somnolencia, escotomas visuales y acúfenos, abolición de los reflejos, convulsiones y finalmente coma. Se observa entonces una acentuada midriasis.
Confirmación: medida de los niveles de carboxihemoglobina por espectrofotometría.

Otros desórdenes neurológicos
Tumores cerebrales, enfermedad de Creutzfeldt-Jakob, esclerosis múltiple, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*