Alteración de la marcha

Diagnóstico diferencial y signos característicos

Somatización
de causa “funcional”

Sospecha: marcha extraña con retraso exagerado de la extremidad afectada. Ausencia de otros signos de lesión.
Confirmación: paciencia y seguimiento cuidadoso.

Lesión del haz piramidal contralateral
(en el hemisferio cerebral, la cápsula interna, el tronco del encéfalo o la médula espinal)

Sospecha: pierna rígida que se mueve formando un arco. Otros signos motores (+- sensitivos) de localización indican el nivel de lesión.
Confirmación: imagen de TC o RM del lugar más probable.

Parkinsonismo

Sospecha: marcha precipitada arrastrando los pies, expresión y movimientos faciales escasos, rigidez, temblor, etc.
Confirmación: respuesta al tratamiento con agonistas de la dopamina, etc.

Lesión cerebelosa
(tumor, isquemia, etc.)

Sospecha: marcha con base amplia, imposibilidad para mantenerse de pie con los pies juntos, caída hacia un lado (ataxia troncal). Pérdida de tono y reflejos en el mismo lado de la lesión.
Confirmación: imagen de RM de la fosa craenal posterior.

Pérdida de la columna dorsal o neuropatía periférica
(debida a deficiencia de vitamina B12, etc.)

Sospecha: pisoteo bilateral, marcha levantando los pies (“en estepaje”), la inestabilidad empeora al cerrar los ojos (Romberg positivo).
Confirmación: estudio de la conducción nerviosa y respuesta al tratamiento de la causa (si se encuentra).

Lesión bilateral de la neurona motora superior
(en general en la médula espinal)

Sospecha: marcha en “tijeras” o “anadeando en el barro”. Debilidad bilateral de las piernas y reflejos vivos.
Confírmación: imagen de RM de la localización más probable de la lesión.

Debilidad muscular de la cintura pélvica y proximal
(p. ej., debido a distrofia muscular hereditaria)

Sospecha: marcha anadeante (la cadera se inclina cuando se levanta la pierna). Debilidad hipotónica de la extremidad y disminución de los reflejos.
Confirmación: electromiografía.

Lesión articular, ósea o muscular

Sospecha: cojera con apoyo el mínimo tiempo posible en la extremidad afectada. Dolor a la palpación y limitación del arco de movimientos.
Confirmación: radiografía y respuesta al tratamiento o a la resolución de la causa.

Parálisis del nervio poplíteo externo

Sospecha: pisoteo unilateral, marcha levantando los pies (“en estepaje”), con pie caído, debilidad flácida alrededor del tobillo. Pérdida de la sensibilidad de la parte lateral inferior de la pierna.
Confirmación: estudio de la conducción nerviosa.

Efecto de las drogas

Sospecha: marcha de base amplia, nistagmo, movimiento que no se detiene en el punto deseado. Antecedentes de ingestión de alcohol u otra droga o fármaco.
Confirmación: elevación de la concentración de alcohol o de otra droga o fármaco, mejora con su retirada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*