Amigdalitis aguda

Distinguiremos entre la amigdalitis bacteriana y la amigdalitis viral.

Amigdalitis bacteriana

Inflamación de las amígdalas causada por bacterias, principalmente por Streptococcus pyogenes, aunque otros estreptococos beta-hemolíticos y diversas bacterias pueden estar implicados.

Diagnóstico microbiológico

Va fundamentalmente dirigido a la detección de la enfermedad, causada por S. pyogenes (estreptococo beta-hemolítico del grupo A).
EXAMEN MICROSCÓPICO
Carece de valor.
CULTIVO
El cultivo de un frotis faríngeo y/o amigdalar permite el aislamiento de los estreptococos beta-hemolíticos y su clasificación serológica.
DETECCIÓN DE ANTÍGENO EN EXUDADO FARINGOAMIGDALAR
Se puede realizar detección directa de antígeno del estreptococo beta-hemolítico grupo A en el frotis (EIA, inmunocromatografía).
DIAGNÓSTICO SEROINMUNOLÓGICO
Detección del nivel de antiestreptolisina O (ASLO) alto en la fase de convalecencia.

Alteraciones analíticas de interés

Leucocitosis ligera o moderada con neutrofilia. Si se forma absceso periamigdalar la leucocitosis es intensa y se pronuncia la desviación a la izquierda. La VSG se eleva moderadamente, aun sin supuración significativa. La aceleración puede persistir, a veces, semanas después del proceso agudo.

Amigdalitis viral

Inflamación de las amígdalas causada por virus, entre ellos adenovirus y herpesvirus. En algunos casos, también los virus influenza, parainfluenza (que producen infección de las vías respiratorias superiores e inferiores) y el virus de Epstein-Barr pueden producir amigdalitis como infección primaria.

Diagnóstico microbiológico

Va fundamentalmente dirigido a la detección de los virus posibles causantes, a partir de muestras faríngeas y/o amigdalares, que permiten la detección de antígenos en células descamativas de las mucosas mediante técnicas de inmunocromatografía o inmunofluorescencia directa, utilizando anticuerpos monoclonales específicos o mezclas de éstos. Existen equipos comercializados para varios de estos virus. El cultivo de las muestras en distintas líneas celulares permite la detección, aislamiento y subtipificación del virus causante. En el caso de la amigdalitis por mononucleosis infecciosa, el diagnóstico se realizará mediante las pruebas indicadas para dicha patología (v. «Mononucleosis infeciosa«).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*