Anemia de las enfermedades crónicas

Anemia asociada a distintas enfermedades crónicas, generalmente multifactorial a través de diversos mecanismos: eritropoyesis disminuida, alteración en la utilización del hierro por los precursores hematopoyéticos, y disminución de la vida media de los hematíes.

HEMOGRAMA Y MORFOLOGÍA DE SANGRE PERIFÉRICA
Anemia de grado variable, normocroma y normocítica (puede ser microcítica, si se asocia ferropenia o macrocítica en caso de hepatopatía, hipotiroidismo, etc.). Reticulocitos normales o algo disminuidos, en general poco disminuidos para el grado de anemia. La morfología suele ser anodina, en caso de hepatopatía e hipotiroidismo puede haber acantocitos, en los casos secundarios a insuficiencia renal crónica (IRC) puede haber equinocitos.
QUÍMICA HEMÁTICA
Sideremia y transferrina baja, pero índice de saturación normal y capacidad total de saturación de la transferrina también normal o apenas disminuida (a diferencia de las ferropénicas-hemorrágicas o carenciales, que cursan con transferrina alta, capacidad de saturación ampliada e índice de saturación disminuido). Ferritina en suero a menudo elevada. Eritropoyetina sérica disminuida, en relación con el grado de anemia. Es más intenso el descenso en la anemia secundaria a IRC.

MIELOGRAMA
Generalmente no es necesario realizarlo para llegar al diagnóstico. Escasos sideroblastos, pero depósitos de hierro en los macrófagos, abundante «anemia sideropénica con siderosis reticular».

CRITERIO CLÍNICO
Las principales causas de la anemia de las enfermedades crónicas son: infecciones, neoplasias, insuficiencia renal crónica, enfermedades inflamatorias, endocrinopatías, hepatopatías, lesiones tisulares intensas, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*