Bilharziosis (esquistosomiasis)

Parasitismo por tremátodos disgenéticos del género Schistosoma. Los adultos se localizan en el sistema venoso (plexo mesentérico o vesical según las especies) y causan la esquistosomiasis intestinal (Schistosoma mansoni, S. japonicum, S. mekongi y S. intercalatum) o la urinaria (S. haematobium). En la actualidad afectan a más de 200 millones de personas, fundamentalmente en América (Central y del Sur), África y Asia.

Diagnóstico parasitológico

EXAMEN DIRECTO
Demostración de huevos (1) (morfología específica) en diferentes muestras clínicas:

  • Examen coproparasitario (incluir técnica de Kato-Katz)
  • Biopsia rectal (2)
  • Examen de sedimento urinario
  • Biopsia vesical
  • Punción hepática (presenta mayor utilidad en los casos en que se quiera evidenciar el cuadro histológico más que con finalidad diagnóstica)

(1) Puede resultar negativo si los helmintos no han alcanzado la madurez sexual (4-7 semanas postinfección).
(2) Puede realizarse observación microscópica (en fresco). No es necesario realizar técnicas histológicas.
DETECCIÓN DE ANTÍGENO
Existe la posibilidad de detectar antígeno circulante en orina en pacientes infectados, mediante una prueba de ELISA. Los niveles de antígeno pueden relacionarse con la gravedad o intensidad de la parasitosis, así como con la eficacia del tratamiento.
DIAGNÓSTICO SEROINMUNOLÓGICO
Aunque se han usado numerosas pruebas serológicas para el diagnóstico de la esquistosomiasis, la mayoría de ellas no se emplean habitualmente debido a la reactividad cruzada con otras helmintiasis. Las más utilizadas para determinación de anticuerpos son el test de precipitación de cercarias, la inmunofluorescencia indirecta y la hemaglutinación indirecta. Existen diferentes versiones de la prueba de ELISA, en las que se emplean antígenos de la fase adulta o del huevo. En ambos casos se emplean para cribado o tamizado. La prueba de EITB (enzyme-linked inmunoelectrotransfer blot), se emplea como prueba de confirmación.

Alteraciones analíticas de interés

Anemia hipocroma progresiva. En la fórmula leucocitaria llama la atención la eosinofilia por su constancia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*