Bradipnea

La bradipnea consiste en un descenso de la frecuencia respiratoria por debajo de los valores normales (baja a 12 Rx1) . Se considera normal en adultos en reposo una frecuencia respiratoria de entre 12 y 20 ventilaciones por minuto, mientras que en niños suele ser mayor (alrededor de 40), donde ventilación se entiende como el complejo inspiración-espiración.

Diagnóstico diferencial y signos característicos

Lesión en la cabeza

Sospecha: Dolor de cabeza que no se va o empeora, Vómitos o nauseas reiteradas, Convulsiones, Incapacidad para levantarse, Dilatación de una o ambas pupilas, Dificultad para hablar, Debilidad o entumecimiento de los brazos o piernas, Falta de coordinación, Creciente confusión, inquietud o agitación.

Confirmación: A veces, Tomografía computarizada (TC) o Resonancia magnética (RNM) para obtener más información sobre el posible daño.

Ahogamiento

Sospecha:Pupilas dilatatas, ausencia de pulso o casi nulo, apnea refleja, hipoxemia, edema pulmonar traumático

EPOC

Sospecha:Tos con o sin flema, Fatiga, Muchas infecciones respiratorias, Dificultad respiratoria (disnea) que empeora con actividad leve, Dificultad para tomar aire, Sibilancias
Confirmación: Espirometría (soplar con tanta fuerza como uno pueda dentro de una máquina pequeña que evalúa la capacidad pulmonar).Un estetoscopio para auscultar los pulmones también puede servir, sin embargo, algunas veces los pulmones suenan normales incluso cuando la EPOC está presente. Las imágenes de los pulmones (como radiografías y tomografías computarizadas) pueden ser útiles, pero algunas veces parecen normales incluso cuando una persona tiene EPOC (especialmente radiografía de tórax). Algunas veces, se precisa hacer gasometría arterial para medir las cantidades de oxígeno y dióxido de carbono en la sangre.

Asma

Sospecha:Tos con o sin producción de esputo (flema), Retracción o tiraje de la piel entre las costillas al respirar (tiraje intercostal), Dificultad para respirar que empeora con el ejercicio o la actividad, Sibilancias que aparecen en episodios con períodos intermedios libres de síntomas, pueden empeorar en la noche o en las primeras horas de la mañana, pueden desaparecer espontáneamente, mejoran cuando se utilizan broncodilatadores, empeoran al inhalar aire frío, empeoran con el ejercicio, empeoran con la acidez gástrica (reflujo), por lo general comienzan súbitamente
Confirmación: Las pruebas para alergias ayudan a identificar los alergenos en personas con asma persistente. Un estetoscopio ausculta los pulmones, con lo cual se pueden escuchar sibilancias y otros sonidos relacionados con el asma. Sin embargo, los ruidos pulmonares generalmente son normales entre episodios de asma. Gasometría arterial, Exámenes de sangre para medir el conteo de eosinófilos (un tipo de glóbulo blanco) y de IgE (un tipo de proteína del sistema inmunitario llamada inmunoglobulina), Radiografía de tórax, Pruebas de la función pulmonar, Mediciones de flujo máximo

Bronquiectasia

Sospecha: Coloración azulada de la piel, Mal aliento, Tos crónica con producción de grandes cantidades de esputo fétido, Dedos de las manos en forma de palillo de tambor, Expectoración con sangre, Tos que empeora al acostarse hacia un lado, Fatiga, Palidez, Dificultad para respirar que empeora con el ejercicio, Pérdida de peso, Sibilancias
Confirmación: Con un estetoscopio podemos percibir unos pequeños chasquidos, crepitaciones, burbujeo, sibilancias, cascabeleo u otros ruidos, por lo general en los lóbulos inferiores de los pulmones. Prueba de precipitina para aspergilosis (para verificar si hay signos del hongo de la aspergilosis), Examen de sangre para alfa-1-antitripsina, Radiografía del tórax, Tomografía computarizada del tórax, Cultivo de esputo, Conteo sanguíneo completo (CSC), Pruebas genéticas, incluyendo prueba del sudor para fibrosis quística, Prueba cutánea de PPD (derivado proteico purificado) para verificar si hubo infección previa de tuberculosis, Electroforesis de inmunoglobulina en suero,

Insuficiencia respiratoria

Sospecha: polipnea y taquicardia, cianosis, elevación de la presión arterial, sudores y trastornos neurológicos que pueden llegar al coma. Si es crónica, el paciente suele experimentar, en una primera fase, dificultad respiratoria cuando realiza un esfuerzo importante. En una segunda fase, la dificultad respiratoria aparece de forma progresiva, con esfuerzos mínimos o incluso en reposo.
Confirmación: La medida de los gases en sangre permite detectar hipoxia, asociada a hipercapnia, y apreciar la gravedad del trastorno. La radiografía de tórax sirve para precisar el lugar y la extensión de la afectación pulmonar.

Neumoconiosis


Sospecha: Tos y Dificultad respiratoria
Confirmación: Examen físico y auscultación con un estetoscopio. Igualmente, se tomará una radiografía o una tomografía computarizada del tórax. También se pueden necesitar exámenes de la función pulmonar.

Parálisis diafragmática

Sospecha: agravamiento de su sintomatología respiratoria. Las parálisis bilaterales suelen cursar con ortopnea y trastornos respiratorios durante el sueño provocando somnolencia diurna. Desplazamiento de la pared torácica hacia dentro en la inspiración.
Confirmación: La radiografía de tórax muestra un diafragma elevado (o ambos). No es infrecuente que sea un hallazgo casual en una radiografía que se solicita al paciente por otro motivo. La prueba diagnóstica de confirmación es la radioscopia dinámica que muestra el movimiento paradójico del diafragma durante la respiración (se eleva el diafragma durante la inspiración, y desciende durante la espiración).

Botulismo por alimentos

Sospecha: Entre 8 y 36 horas después de consumir los alimentos contaminados, Cólicos abdominales, Dificultad respiratoria que puede llevar a una insuficiencia respiratoria, Dificultad al deglutir y al hablar, Visión doble, Náuseas, Vómitos, Debilidad con parálisis (igual en ambos lados del cuerpo). No se presenta fiebre con esta infección.
Confirmación: Examen físico. Ausencia o disminución de los reflejos tendinosos profundos, Ausencia o disminución del reflejo nauseoso, Párpado caído, Pérdida de la sensibilidad/actividad muscular, Intestino paralizado, Problemas del habla, Retención de orina con incapacidad para orinar. Exámenes de sangre para identificar la toxina y también se puede ordenar un coprocultivo. Asimismo, se pueden hacer pruebas de laboratorio en los alimentos implicados para confirmar el botulismo.

Cetoacidosis diabética

Sospecha: Respiración acelerada y profunda, Resequedad en la boca y la piel, Enrojecimiento de la cara, Aliento a frutas, Náuseas y vómitos, Dolor de estómago
Confirmación: El examen de cetonas se puede usar en la diabetes tipo 1 para detectar cetoacidosis temprana. El examen para cetonas por lo regular se lleva a cabo: Cuando el azúcar en la sangre es superior a 240 mg/dL. Durante una enfermedad como neumonía, ataque cardíaco o accidente cerebrovascular. Cuando se presentan náuseas o vómitos. Durante el embarazo.

Anoxia

Sospecha: Pérdida de conciencia, Convulsiones, Espasmos, Cuello rígido

Paro cardíaco

Sospecha: enfermedad cardíaca coronaria, estrés físico y algunas condiciones genéticas.

Envejecimiento

Sospecha y confirmación:edad avanzada, enfermedades concomitantes

Lesión cerebral traumática

Sospecha:fuerza física externa, que resulta en una discapacidad funcional total o parcial, o en un impedimento psicosocial, o ambos, que afecta adversamente el rendimiento académico del niño
Confirmación: Discapacidades físicas, Dificultades en el pensar, Problemas sociales, problemas de la conducta, o problemas emocionales

Síndrome de Dandy-Walker

Sospecha: hidrocefalia, alteracio-
nes en el desarrollo del vermix cerebeloso y dilatación
qu?stica del cuarto ventr?culo, lo que produce un agranda-
miento de la fosa posterior
Confirmación: síntomas y antecedentes clínicos, examen físico. Tomografía computarizada o imagen de resonancia magnética para ver el interior del cerebro.

Insuficiencia hepática

Sospecha: ictericia, tendencia a sangrar, ascitis, alteración de la función cerebral (encefalopatía hepática) y una salud precaria generalizada. Otros síntomas frecuentes son cansancio, debilidad, náuseas y falta de apetito
Confirmación: Los análisis de sangre muestran una grave alteración de la función hepática.

Cáncer cerebral

Sospecha: Dolores de cabeza, generalmente peores en las mañanas, Nausea y vómitos, Cambios en la capacidad para hablar, escuchar o ver, Problemas de equilibrio o al caminar, Problemas con el pensamiento o la memoria, Sacudidas o espasmos musculares, Entumecimiento u hormigueo en los brazos o las piernas
Confirmación: examen neurológico , Resonancia magnética, tomografías computarizadas y biopsias

Polio

Sospecha: Molestia general o inquietud (malestar general), Dolor de cabeza, Garganta enrojecida, Fiebre leve, Dolor de garganta, Vómitos
Confirmación: Reflejos anormales, Rigidez de la espalda, Dificultad para levantar la cabeza o las piernas cuando se está acostado boca arriba, Rigidez de cuello, Dificultad para doblar el cuello. Cultivos de gargarismos, heces o líquido cefalorraquídeo (LCR). Punción raquídea y examen del líquido cefalorraquídeo (análisis de LCR). Examen de niveles de anticuerpos contra el virus de la polio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*