Brucelosis

Enfermedad causada por especies del género Brucella. En España la brucelosis humana es originada casi en su totalidad por Brucella melitensis y muy rara vez por otras especies.

Diagnóstico microbiológico

EXAMEN MICROSCÓPICO
La demostración microscópica de la bacteria por tinción del frotis tiene poco valor y sólo es posible en la punción de abscesos. La tinción de Gram proporciona poca información acerca de la identidad de los microorganismos. Es más útil la tinción de Stamp, una tinción Ziehl-Neelsen modificada y tradicionalmente usada en el diagnóstico de la brucelosis animal. En esta tinción Brucella se tiñe de rojo formando normalmente grumos de bacterias.
CULTIVO
El hemocultivo es positivo en el 70-80% de los casos (en la fiebre de Bang por Brucella abortus, sólo en el 10-20% de los casos). Es mejor extraer la sangre en plena onda febril, pero a menudo resultan positivas también las extracciones en momentos apiréticos e incluso en fases asintomáticas. El cultivo de médula ósea permite aumentar de 1,5 a 2 veces el número de resultados positivos.
BIOPSIA HEPÁTICA
Granulomas y cultivos positivos pueden observarse en casos dudosos, agudos o crónicos.
DIAGNÓSTICO SEROINMUNOLÓGICO
SEROAGLUTINACIÓN. Resulta positiva al cabo de una semana de enfermedad y las concentraciones máximas se alcanzan rápidamente, con diferencias considerables de un enfermo a otro. En España tiene valor con cifras bajas: 1/80, 1/100, excepto en tratantes de ganado (pastores, matarifes, etc.), que sin estar enfermos (infección subclínica) poseen frecuentemente aglutininas antibrucelares. Así mismo, en poblaciones endémicamente atacadas de brucelosis habrá que exigir una concentración superior y creciente de aglutininas. En general, sin embargo, éstas son altas (1/640, 1/1.000) y suele admitirse que una aglutinación positiva a partir de 1/160 asegura el diagnóstico. Existen casos crónicos de brucelosis en los que la aglutinación resulta repetidamente negativa. Pueden dar aglutinaciones engañosamente positivas la vacuna colérica, la infección por Yersinia enterocolítica 0:9 y la tularemia. En estos casos, puede ser de utilidad el estudio de anticuerpos frente a proteínas citosólicas mediante análisis ELISA o CIE. La prueba de aglutinación del rosa de Bengala se impone modernamente. Este test de cribado es muy sencillo, rápido, sensible y específico: una gota de antígeno coloreado aglutina con una gota de suero de pacientes con brucelosis a los 3 minutos. Se puede cuantificar y guarda una buena correlación con la seroaglutinación. En los casos crónicos puede disminuir el nivel de aglutinación y al mismo tiempo aumentar los anticuerpos no aglutinantes, que pueden ser detectados mediante fijación del complemento, ELISA o Coombs, adquiriendo en estos casos valor diagnóstico. Foz observa la siguiente evolución de las reacciones serológicas según la fase de la enfermedad y comparándola con lo que sucede normalmente en los vacunados:

Fase aguda Fase crónica Vacunación
Aglutinación +++ +/- ++
Fijación del complemento ++ ++
Prueba de Coombs ++ +++ +

En la brucelosis crónica tienen gran valor diagnóstico la prueba de Coombs y la de fijación de complemento. Valores nunca inferiores a 1:80 y a menudo superiores a 1:1.000 en la prueba de Coombs, e inferiores pero nunca por debajo de 1:16 en la fijación del complemento, permiten detectar las microglobulinas específicas responsables de la actividad del proceso. ENZIMOINMUNOENSAYO. La técnica de ELISA, una prueba inmunoenzimática que detecta anticuerpos totales anti-Brucella y por separado las IgG e IgM, es muy segura para el diagnóstico. En las formas agudas detecta las IgM y en las crónicas, las IgG.
BIOLOGÍA MOLECULAR
Mediante la reacción en cadena de la polimerasa (PCR) se pueden detectar secuencias genéticas específicas de Brucella en suero y en otras muestras clínicas en brucelosis focalizada. Aunque su utilización no se ha extendido en el diagnóstico de brucelosis, los resultados son muy prometedores.

Alteraciones analíticas de interés

Anemia ligera en algunos casos, siendo menos frecuente (5-10%) la aparición de anemia grave por bloqueo medular. En los primeros días puede observarse, a veces, una fugaz leucocitosis, pero rápidamente en un porcentaje elevado (50%) se instaura una leucopenia que puede llegar a 3.000 o menos, con linfocitosis absoluta y relativa (incluso linfocitos inmaduros) hasta el 60% y monocitosis hasta el 20%, semejando un síndrome mononucleósico. En los neutrófilos se observa una moderada desviación a la izquierda pero no granulaciones tóxicas; disminución de los eosinófilos. En las formas crónicas puede encontrarse leucopenia o discreta leucocitosis, especialmente esta última en presencia de complicaciones. Se observa trombocitopenia discreta en un 30% de los casos. La aparición de plaquetopenia marcada con sintomatología hemorrágica es rara.
VSG. Sólo ligera aceleración, generalmente (12-15 mm), mientras no aparezcan complicaciones articulares.
QUÍMICA HEMÁTICA
Entre las inmunoglobulinas destaca un aumento de IgG e IgM en la brucelosis aguda y de IgG en las exacerbaciones de la brucelosis crónica. Es frecuente la aparición de afectación hepática, generalmente de tipo granulomatoso, con presencia de colostasis disociada (elevación de fosfatasa alcalina y GGT sin aumento concordante de la bilirrubina).

Recomendaciones

Tienen gran valor para el diagnóstico las pruebas de aglutinación, de Rosa de Bengala y de Coombs. Hay que tener presente que la vacuna anticolérica hace producir anticuerpos anti-Brucella, y lo mismo sucede en los pacientes con infección por Yersinia enterocolítica serotipo 0:0. El hemocultivo tieen interés incluso en las fases crónicas. El hemograma no es específico pero puede resultar orientador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*