Candidiasis

Infecciones superficiales o profundas producidas por hongos levaduriformes del género Candida. Por extensión, el término incluye también en el caso de las candidiasis superficiales algunas infecciones causadas por otras levaduras no pertenecientes a dicho género (v. «Micosis superficiales«). En las candidiasis sistémicas puede resultar afectado un único órgano, o puede producirse diseminación en cuyo caso estarán implicados numerosos órganos y sistemas. Las localizaciones más frecuentes de las candidiasis sistémicas incluyen la candidiasis digestiva, pulmonar, hepática, renal y del SNC. La candidiasis diseminada suele generalizarse por vía hematógena (cursa con hemocultivo positivo) y contamina muchos órganos. Aparece a menudo en enfermos hospitalizados de alto riesgo (especialmente neutropénicos), portadores de catéteres.

Diagnóstico microbiológico

EXAMEN DIRECTO
La observación microscópica de diferentes muestras clínicas con KOH o de preparaciones teñidas (Gram) permite reconocer elementos característicos, como blastosporas y filamentos que en muchos casos pueden establecer un diagnóstico presuntivo. Dada la diversidad de las localizaciones en la candidiasis sistémica, prácticamente cualquier tipo de muestra resulta adecuada para este cometido: biopsias, lavado broncoalveolar, aspirados, material de punción, líquidos biológicos, material purulento, etc.
DETECCIÓN DE ANTÍGENO
Resulta posible determinar la presencia en suero de manano de Candida, un antígeno de la pared celular. Se realiza mediante una técnica de aglutinación de látex. La baja sensibilidad del método no la hace especialmente útil para el diagnóstico por lo que suele realizarse simultáneamente con las pruebas serológicas.
CULTIVO
El aislamiento de las diversas especies de Candida a partir de diferentes muestras clínicas permite realizar una cuantificación, identificar la especie implicada y realizar pruebas de sensibilidad a los antifungicos (antifungigrama), todo lo cual supone una importante contribución al diagnóstico de esta micosis. El aislamiento de estas levaduras es rápido (24-48 horas), no requiere medios ni condiciones exigentes y es aplicable a la práctica totalidad de las muestras ya mencionadas. Es muy importante la realización de hemocultivos ante la sospecha clínica de candidiasis diseminada (sepsis por Candida).
DIAGNÓSTICO SEROINMUNOLÓGICO.
La aplicación de pruebas serológicas al diagnóstico de las candidiasis es un hecho bien conocido, aunque por diversas razones su utilidad ha sido cuestionada. La demostración de anticuerpos anti-Candida en suero de los pacientes no siempre coincide con una forma grave de candidiasis. En la actualidad, existe la posibilidad de determinar un tipo de anticuerpos anti-Candida, presentes en aquellos casos en que se produce diseminación o invasión del hongo y formación de pseudomicello (candidiasis invasiva). Se trata de los anticuerpos antimicelio, que pueden ser detectados mediante una sencilla prueba de IFI.
En cualquier caso, la utilidad diagnóstica de las pruebas serológicas en la candidiasis implica la realización sistemática al menos dos veces por semana (bisemanal) durante el período de máximo riesgo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*