Cada día se sabe más sobre la arteriopatía no coronaria, también conocida como arteriopatía periférica (AP), por su elevada prevalencia e importancia clínica. Según envejece la población y crece el número de personas con AP sintomática o asintomática, se va adquiriendo una mayor conciencia sobre las ramificaciones de la AP, como su morbilidad asociada y su capacidad para pronosticar la mortalidad. (editar)Read More →

En general, la expresión arteriopatía periférica (AP) alude a la aterosclerosis que obstruye el riesgo sanguíneo dirigido a las extremidades superiores o inferiores. El término vasculopatía periférica es menos específico debido a que abarca un grupo de enfermedades que afectan a los vasos sanguíneos, no sólo la AP, sino también vasculitis, vasoespasmos, trombosis venosa, insuficiencia venosa y procesos linfáticos. La correlación entre la AP y el riesgo de sufrir episodios cardiovasculares graves es elevado, ya que suele asociarse a aterosclerosis coronaria y cerebral. Además, sus síntomas, entre ellos la claudicación intermitente, ponen en cuestión la calidad de vida y la independencia de muchos pacientes. ARead More →

La aorta normal La aorta es la arteria más grande y fuerte en el cuerpo, y transporta unos 200 millones de litros de sangre a todo el cuerpo a lo largo de una vida media. La sístole ventricular distiende la aorta por la fuerza de la sangre que el ventrículo izquierdo expulsa. Después, durante la diástole, esta energía potencial se transforma en energía cinética a medida que las paredes aórticas se retraen y propelen la sangre a través del interior de la luz aórtica hacia el lecho arterial. ENVEJECIMIENTO DE LA AORTA Con el tiempo, los cambios de la distensibilidad aórtica que se ven conRead More →

El uso de la intervención coronaria percutánea (ICP) para tratar la enfermedad arterial coronaria (EAC) isquémica ha aumentado espectacularemente en los últimos dos decenios. Al mismo tiempo, el éxito de la intervención, la seguridad y la duración de la ICP han mejorado espectacularmente debido a mejoras tecnológicas continuas (p. ej., endoprótesis con fármacos, dispositivos de protección distal), refinamientos en la farmacología complementaria a lo largo del procedimiento (p. ej., inhibidores de la glucoproteína IIb/IIIa, inhibidores alternativos de la trombina) y un mejor conocimiento de los resultados precoces y tardíos. Estas mejoras apoyan el uso cada vez mayor de la ICP como tratamiento definitivo de muchosRead More →

Visión general del problema Hay una mayor prevalencia de aterosclerosis y enfermedad arterial coronaria (EAC) y más morbilidad y mortalidad tras un síndrome coronario agudo y un infarto de miocardio (IM) que las personas sin diabetes. La diabetes ejerce un impacto espectacular sobre el resultado de una angina inestable o un IM, y aumenta significativamente la muerte por todas las causas y la incidencia de IM, ACVs e insuficiencias cardíacas nuevos durante una media de 2 años de seguimiento en los pacientes hospitalizados por angina inestable o IM sin onda Q. Se asocia a un cociente de riesgos ajustado de mortalidad de 1,7, comparado conRead More →

La enfermedad arterial coronaria (EAC) crónica se debe con mayor frecuencia a la obstrucción de las arterias coronarias por una placa ateromatosa. Los pacientes con EAC no muestran una clínica uniforme en la fase inicial. El dolor torácico suele ser el síntoma predominante en la angina crónica (estable), la angina inestable, al angina de Prinzmetal (angina variante), la angina microvascular y el infarto agudo de miocardio. No obstante, los síndrrmes de EAC también pueden evolucionar sin dolor torácico o sistémico, o con molestias muy escasas, tal como en la isquemia miocárdica asintomática (silente), la ICC, las arritmias cardíacas y la muerte súbita. La EAC obstructivaRead More →

Cada año son hospitalizados 1,7 millones de pacientes en USA debido a síndrome coronario agudo. De ellos, sólo la cuarta parte muestra infarto de miocardio (IM) asociado a elevación electrocardiográfica del segmento ST; las otras tres cuartas partes sufren angina inestable o infarto de miocardio sin elevación del segmento ST (AI/IMSEST). El IM con elevación del segmento ST se debe con mayor frecuencia a la oclusión trombótica total y aguda de una arteria coronaria, (la clave de su tratamiento es la reperfusión urgente); sin embargo, el complejo AI/IMEST se suele asociar a obstrucción coronaria importante pero sin oclusión total de la arteria responsable del cuadro.Read More →

El restablecimiento del flujo sanguíneo en el miocardio isquémico constituye el objetivo primordial del tratamiento de los pacientes con infarto agudo de miocardio. La angioplastia primaria o intervención coronaria percutánea (ICP) ha evolucionado mediante innovaciones continuas en el método, con aplicación a una proporción cada vez mayor de pacientes.Read More →

El dolor torácico agudo es un reto difícil para los médicos y el porcentaje de pacientes que acuden a urgencias con dolor torácico e ingresan posteriormente en el hospital está aumentando. La mortalidad a corto plazo es el doble en los pacientes con un infarto agudo de miocardio (IAM) que reciben de forma equivocada el alta del servicio de urgencias en comparación con la tasa previsible si hubieran sido hospitalizados. Causas de dolor torácico agudo Isquemia o infarto de miocardio Causa grave más frecuente de dolor torácico agudo —> isquemia o el infarto de miocardio. La isquemia miocárdica aparece por lo general en el contextoRead More →