Introducción Frecuentemente la depresión y la edad geriátrica se consideran íntimamente unidas. Para algunos esto se justifica por el gran número de pérdidas al que deben hacer frente los ancianos, y no es didícil encontrar referencias que lo apoyan. Sin embargo, al menos para la mayoría de la población occidental, actualmente la vida para las personas ancianas es mucho mejor de lo que se había creído. Los profesionales de la salud atienden principalmente a los ancianos con mayor riesgo de depresión: los pacientes frágiles con enfermedades físicas agudas o crónicas, o múltiples patologías, y que con frecuencia viven en una residencia. Bajo estas circunstancias es frecuenteRead More →