Citomegalovirus

Enfermedad originada por primoinfección, reactivación o reinfección por citomegalovirus (un virus ADN de doble cadena) que puede afectar a individuos sanos e inmunodeprimidos (oncológicos, trasplantados de médula ósea o de tejidos sólidos, SIDA, etc.). También puede producir infección congénita postnatal y perinatal. La afectación puede ser sistémica (desde fiebre a síndrome mononucleósico) o localizada (infección respiratoria, colitis, hepatitis o retinitis).


Diagnóstico microbiológico

EXAMEN MICROSÓPICO
Detección de antígeno inmediatamente temprano pp65 de citomegalovirus en leucocitos de sangre periférica, muestras respiratorias o biopsias (menos sensible) por inmunofluoresencia. Observación de células grandes con inclusiones intranucleares.
CULTIVO
Aislamiento de virus mediante cultivo celular convencional o cultivo celular en shell-vial utilizando anticuerpos específicos frente a antígenos tempranos y fibroblastos de pulmón humano (MRC5). Muestras: capa leucocitaria de sangre periférica, orina, secrecciones respiratorias, oculares o biopsias (hígado, colon, estómago, pulmón), según la clínica. DIAGNÓSTICO SEROINMUNOLÓGICO. Demostración de seroconversión en anticuerpos IgG. La demostración de anticuerpos IgM es útil para demostrar primoinfección en pacientes inmunocompetentes y reactivación en inmunodeprimidos (no primoinfección). Las IgM positivas no siempre son diagnósticas en pacientes inmunodeprimidos.
BILOGÍA MOLECULAR. Detección cualitativa y cuantitativa de ADN de virus en sangre y otras muestras clínicas mediante técnicas de PCR y PCR en tiempo real.

Alteraciones analíticas de interés

En el paciente inmunocompetente se observa una cifra de leucocitos normal o aumentada con linfocitosis absoluta o relativa superior al 50% de la que un porcentaje muy elevado corresponde a linfocitos estimulados, también llamados «virocitos» (síndrome mononucleósico). En pacientes inmunodeprimidos, a menudo se observan leucopenia y trombocitopenia incluso marcadas, sin linfocitosis atípica. Anemia hemolitica frecuente. Un síndrome mononucleósico típico con reacción de Paul-Bunnell negativa es sugestivo de infección por citomegalovirus. Tanto en la primoinfección en pacientes inmunocompetentes como en la primoinfección o reinfección en inmunodeprimidos (trasplantados o VIH positivos), es frecuente la afectación hepática con alteración de transaminasas en mayor o menor grado.

Recomendaciones

Según la disponibilidad de las técnicas se recomienda la detección de anticuerpos IgM frente a citomegalovirus (con las limitaciones de interpretación que tiene para distintos pacientes y según se trate de infección primaria o reactivación), la detección de antígeno circulante en sangre mediante antigenemia y cultivo y, finalmente, el cultivo de las muestras. Si la técnica está disponible, la monitorización mediante PCR es útil en pacientes trasplantados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*