Colesterol

El colesterol es un lípido que interviene de forma esencial en la constitución de las membranas celulares y en la síntesis de las hormonas tiroideas. El interés de su medición viene dado fundamentalmente porque el exceso de concentración plasmática es uno de los 4 factores de riesgo cardiovascular principales, junto con la hipertensión arterial, la diabetes y el hábito tabáquico.
El colesterol es transportado en el plasma por 3 lipoproteínas:

  • Las LDL, que transportan el colesterol desde el hígado a las células. El 70% del colesterol circulante es vehiculizado por esta lipoproteína, y es la fracción del colesterol más aterogénica (la que se deposita en vasos sanguíneos, con la consiguiente formación de la placa de ateroma)
  • Las VLDL, que después de liberarse de los triglicéridos endógenos absorbidos vehiculiza colesterol de la circulación al hígado. Sólo el 10% del colesterol circulante va ligado a esta lipoproteína, y es ligeramentee aterogénico
  • Las HDL (lipoproteínas de alta densidad), que transportan el colesterol cedido por las células hasta el hígado (el cual puede elminarlo a bilis, convertirlo a sales biliares o reincorporarlo a VLDL). Las HDL, por llevar a cabo el transporte centrípeto del colesterol, son protectoras frente a la aterogénesis. El 20-25% del colesterol está ligado a estas lipoproteínas

Las cifras normales de colesterol en el plasma varían fundamentalmente según el tramo horario, el sexo y el laboratorio, pero de forma general oscilan en una persona de mediana edad entre 150 y 250 mg/dl en el caso del varón, y entre 140 y 230 mg/dl en el caso de la mujer.
La cifra normal de colesterol-LDL es de 70-190 mg/dl en el primer caso, y de 70-170 mg/dl si se trata de una mujer. El valor normal del colesterol-HDL es de 30-70 mg/dl en el caso del varón, y de 35-80 mg/dl en la mujer.
Sin embargo, en la práctica, se emplea más una clasificación por objetivo de cifra de colesterol y de sus subfracciones, cuyo valor se estima que no supone un riesgo cardiovascular. Estas cifras objetico se publicaban regularmente a partir de documentos de consenso internacionales. Así, las European Guidelines on Cardiovascular Prevention de 2003 señalan como deseable un nivel de colesterol total inferior a 190 mg/dl y de colesterol-LDL de 115 mg/dl, pero de 175 mg/dl y 100 mg/dl, respectivamente, en los pacientes con diabetes y enfermedad cardiovascular establecida. Aunque en el documento referido no se marcaron objetivos para la cifra de colesterol-HDL, se señala que suponen un factor de riesgo cardiovascular cifras inferiores a 40 mg/dl en el varón y a 46 mg/dl en la mujer.

Hipercolesterolemia

La hipercolesterolemia reconoce causas fisiologicas y patológicas, que revisamos a continuación:

  1. Fisológicas:
    • Embarazo y puerperio
    • Período postpandrial
    • Pueden también considerarse fisiológicos los aumentos de colesterol debidos a la edad avanzada, el sexo masculino y la estación invernal
  2. Patológicas:
    • Primaria: su origen reside en alteraciones hereditarias que suponen una modificación del metabolismo de las lipoproteínas que transportan colesterol:
      • Hipercolesterolemia familiar
      • Hipercolesterolemia poligénica
      • Apolipoproteína B100 defectuosa
      • Hiperalfalipoproteinemia familiar
      • También forman parte de las hipercolesterolemias primarias las hiperlipidemias mixtas primarias, que además cursan con hipertrigliceridemia:

      • Disbetalipoproteinemia familiar (hiperlipoproteinemia tipo III)
      • Hiperlipidemia familiar combinada
    • Secundaria: en relación con alteraciones cuya causa no tiene su base en el metabolismo lipídico, pero que de forma secundaria producen una elevación de las cifras de colesterol
      • Colestasis: todos los procesos que cursan con esta alteración llevan consigo una elevación del colesterol plasmático, sobre todo en aquellos caso de colestasis obstructiva de larga evolución, en los que la cifra de colesterol plasmático puede llegar a multiplicarse por 3
      • Hipotiroidismo: la hipercolesterolemia guarda relación con la intensidad del déficit hormonal, aunque puede detectarse aun en casos de hipotiroidismo subclínico
      • Síndrome nefrótico: la hipercolesterolemia es un dato característico del cuadro
      • Anorexia nerviosa
      • Porfiria aguda intermitente
      • Fármacos progestágenos, coclosporina, tacrolimus, tiazidas
      • Diabetes mellitus: especialmente en los casos con mal control metabólico
      • Otros:

    Se debe considerar de forma especial el aumento del colesterol-HDL (más de 60 mg/dl), que puede proteger frente a la aterosclerosis. La elevación del colesterol-HDL puede obedecer a las siguientes causas:

    1. Primarias:
      • Hiperalfalipoproteinemia: se hereda como rasgo autosómico dominante en familias longevas
      • Hipobetalipoproteinemia
    2. Secundarias:
      • Ejercicio enérgico de forma regular
      • Consumo moderado de alcohol
      • Tratamiento con insulina

Hipocolesterolemia

  1. Primarias:
  2. Secundarias:

    Se considera de forma especial, por ser un factor de riesgo cardiovascular, el descenso del colesterol-HDL (menor de 40 mg/dl en el varon, o menor de 46 en la mujer):

    1. Causas primarias
    2. Causas secundarias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*