Distomatosis (fasciolasis hepática)

Parasitismo causado por Fasciola hepatica, trematodo disgenético que afecta habitualmente a numerosas especies de herbívoros. Los adultos se localizan en los conductos biliares, donde depositan los huevos que salen al exetrior por vía intestinal. La fasciolasis humana es una parasitosis accidental, poco frecuente en nuestro medio, y va asociada al hábito de consumir berro (Nasturtium officinale) y otras plantas en crudo, y puede presentar cierto carácter familiar.

Diagnóstico microbiológico

EXAMEN DIRECTO
Demostración de huevos, de morfología característica en heces y jugo duodenal. Aspirado/sondaje duodenal. Examen coproparasitario. Consideraciones:

  • Analizar numerosas muestras (10 aproximadamente), pues la cantidad de parásitos y huevos suele ser escasa.
  • Orientar al laboratorio de la sospecha clínica. Esto permite seleccionar los métodos de concentración de parásitos específicos o los más adecuados al caso.
  • Estas pruebas resultan negativas durante el período de invasión (inmadurez sexual del parásito), que dura unas 8 semanas después de la infestación.

DIAGNÓSTICO SEROINMUNOLÓGICO
Determinación de anticuerpos específicos mediante hemaglutinación indirecta o ELISA.

Alteraciones analíticas de interés

En fase aguda el hemograma muestra leucocitosis moderada o intensa con eosinofilia, que puede alcanzar más del 75% de los leucocitos.
QUÍMICA HEMÁTICA
En la fasciolasis hepática existe ictericia obstructiva con hiperbilirrubinemia de predominio directo y alteración de transaminasas con predominio de enzimas de colostasis (fosfatasa alcalina y GGT).

Recomendaciones

Dada la escasa sensibilidad del examen coproparasitario (menos del 50%) es muy recomendable solicitar ambos tipos de métodos de diagnóstico (parasitológico y seroinmunológico).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*