Adolfoneda

Web de Medicina y Farmacia

Dolor renal

julio 18th, 2011 Posted in Síntomas y Enfermedades

El dolor causado por los riñones se suele sentir en el flanco de la zona, que se encuentra en la parte trasera, justo en el borde inferior de las costillas en ambos lados de la columna vertebral. El dolor en los riñones por lo general es agudo, grave, y se produce en ondas.

Diagnóstico diferencial y signos característicos

Dolor musculoesquelético

Sospecha: dolor sordo en la parte posterior – especialmente la zona lumbar o la mitad de la espalda – por lo general debido a los músculos, los ligamentos, o incluso las vértebras y los discos de la columna vertebral. El dolor musculoesquelético generalmente empeora con el movimiento, y se alivia por el calor o masajes.

Cálculos renales

Sospecha: hematuria, disuria, dolor espasmódico en la región lumbar irradiado a la ingle, no hay fiebre.
Confirmación: análisis de orina, ecografía renal, UIV.

Pielonefritis
infección renal

Sospecha: dolor en región lumbar (arriba y a un lado), escalofríos, fiebre, vómitos, polaquiuria, dolor en ángulo renal.
Confirmación: RSC: leucocitosis. OMM: piuria, cultivo de orina y antibiograma.

Cáncer de riñón

Sospecha: masa unilateral en hipocondrio derecho o izquierdo, hematuria, FOD, +- policitemia.
Confirmación: ecografía renal/TC con biopsia.

Bloqueo del flujo de orina

Sospecha: cálculos, próstata, problemas de la vejiga, congénita, obstrucción de la unión pieloureteral, cáncer, inflamación.
Confirmación: el sistema de recogida de un riñón obstruido tiende a estallar, y se puede ver en una ecografía o la TC o RM, que también pueden mostrar la causa de la obstrucción, pero a veces son necesarias otras pruebas.

Enfermedad renal poliquística

Sospecha: masas bilaterales, peloteables con ambas manos, hipertensión.
Confirmación: ecografía/TC renales.

Moretones o sangrado en el riñón

Sospecha: causas renales: glomerulonefritis (glomerulonefritis post estreptocócica, glomerulonefritis IgA (Enfermedad de Berger), glomerulonefritis membranoproliferativa, glomerulonefritis semilunar o crescéntica); no glomerulares: más raramente, la hemorragia renal es causada por la ruptura de un quiste; esto sucede especialmente en individuos con riñón poliquístico y, aunque es solo en raras ocasiones, el sangrado en estos casos puede ser muy abundante; el sangrado renal también puede ser debido a un tumor renal, aunque por lo general, en este caso, es una hematuria microscópica. Una causa igualmente rara de hemorragia es la necrosis de las papilas renales, fundamentalemente por el abuso de analgésicos y la anemia drepanocítica. En los casos de ruptura de los quistes, el cáncer renal y la necrosis papilar, las células no suelen ser objeto de modificaciones durante el paso por los túbulos renales y, por tanto, normalmente se ven glóbulos rojos bien conservados bajo el microscopio. Hay otras causas poco frecuentes de la hematuria de origen renal, como la compresión de la vena renal izquierda (síndrome de cascanueces); en este trastorno, con frecuencia una malformación benigna, la vena renal izquierda queda apretado entre la aorta abdominal y arteria mesentérica superior; con un poco de imaginación, la aparición en la arteriografía de este síndrome suele recordar un cascanueces; ocasionalmente este síndrome se asocia con hematuria, dolor de espalda y, a veces, la proteinuria. El dolor lumbar bajo que cursa con hematuria, un síndrome caracterizado por microhematuria, o en ocasiones macroematuria con glóbulos rojos mal conservados y dolor en flanco, por lo general en la articulación costo-vertebral, común en las mujeres jóvenes y de causas desconocidas. El diagnóstico es en gran parte por la exclusión de otras enfermedades.
La hipercalciuria (es decir, la excesiva eliminación de calcio en la orina) y la hiperuricosuria (es decir, la eliminación del exceso de ácido úrico en la orina) puede causar una insuficiencia renal con microhematuria, pero con glóbulos rojos bien conservados.
Otras causas urológicas no glomerulares incluyen: traumatismo, nefritis intersticial, tuberculosis renal
Confirmación: el diagnóstico de glomerulonefritis se basa en el interrogatorio que detecta las características del sangrado, la ecografía renal, que logra excluir otras causas, las características de los glóbulos rojos en el momento del examen microscópico del sedimento uruinario. Un análisis más profundo puede requerir de biopsia renal. La presencia de macro-hematuria glomerular es un síntoma que debe considerarse cuidadosamente ya que por su probable asociacion con la activación de una glomerulonefritis, puede conducir a insuficiencia renal aguda y otros síntomas graves.
El diagnóstico del síndrome de cascanueces se sospecha con la ecografía renal y confirmado por la venografia o Angio-Resonancia Magnética Nuclear abdominal.
El diagnóstico de la hipercalciuria e hiperuricosuria es la determinación de calcio y ácido úrico en la orina emitida en 24 horas, después de excluir otras enfermedades con las investigaciones diagnósticas correspondientes.

Infarto renal

Sospecha: las pequeñas obstrucciones de la arteria renal a menudo no producen ningún síntoma; sin embargo, pueden causar un dolor constante y agudo en la zona lumbar (dolor en el costado) sobre el lado afectado; pueden producirse fiebre, náuseas y vómitos; la obstrucción parcial de la arteria puede conllevar el desarrollo de hipertensión arterial. La obstrucción total de ambas arterias renales, o de una sola en las personas que sólo tienen un riñón, detiene completamente la producción de orina e interrumpe el funcionamiento de los riñones (insuficiencia renal aguda).
Confirmación: por lo general, leucocitosis; proteinuria y cantidades microscópicas de sangre en orina; pocas veces puede haber una cantidad de sangre suficiente como para que sea visible a simple vista. Pruebas de imagen del riñón: durante las dos primeras semanas que siguen a un infarto extenso, la función del riñón afectado es escasa. Una urografía endovenosa o las imágenes con isótopos radiactivos pueden mostrar el escaso funcionamiento, dado que el riñón no puede excretar las cantidades normales de sustancia radiopaca (que es visible en las radiografías) o de indicadores radiactivos utilizados en estas pruebas.
Sin embargo, dado que el escaso funcionamiento renal puede también ser provocado por otras afecciones además del infarto, una ecografía o una urografía retrógrada pueden ser necesarias para diferenciar entre las distintas causas. El mejor modo de confirmar el diagnóstico y obtener una imagen clara del problema es efectuando una arteriografía renal, en la que se inyecta una sustancia radiopaca dentro de la arteria renal. Sin embargo, la arteriografía se lleva a cabo solamente cuando se tiene previsto intentar desobstruir la arteria. La eficiencia con la que se restablece la función renal se puede evaluar mediante una urografía endovenosa o con una gammagrafía con isótopos radiactivos repetidas a intervalos de un mes.

One Response to “Dolor renal”

  1. [...] Acerca de los síntomas de dolor de riñón: Dolor renal | Adolfoneda This entry was posted in Health. Bookmark the [...]

Leave a Reply

*