Fatiga, “cansancio a todas horas”

En general es un pista de poco valor, pero se debe tener en cuenta lo siguiente:

Diagnóstico diferencial y signos característicos

Depresión

Sospecha: cansancio al despertarse por la mañana temprano que sigue emperorando y no desaparece en todo el día, anhedonia, escaso apetito.
Confirmación: mejora con la psicoterapia o los antidepresivos.

Síndrome de apnea del sueño

Sospecha: paciente que se despierta con frecuencia por la noche, que ronca y detiene la respiración mientras duerme (historia relatada por su compañero de dormitorio) y que presenta somnolencia diurna.
Confirmación: a menudo hay descenso de los niveles de 02 mientras el paciente está dormido y monitorizado, sea en su casa o en el hospital.

Inducida por fármacos

Sospecha: paciente que está tomando sedantes, incluido el tratamiento antiepiléptico.
Confirmación: mejoría al suspender o cambiar el fármaco responsable.

Fatiga posviral

Sospecha: historia de un proceso viral reciente, especialmente mononucleosis infecciosa.
Confirmación: desaparición al cabo de semanas o meses.

Diabetes mellitus

Sospecha: sed, poliuria, polidipsia, historia familiar (aunque puede faltar cualquier dato).
Confirmación: glucemia en ayunas mayor o igual a 126mg/dl. (en 2 ocasiones), o glucemia en ayunas, al azar o en la PTG mayor o igual a 200mg/dl., además de los síntomas.

Síndrome de astenia crónica

Sospecha: 1) pérdida de la memoria/concentración sin relación con el consumo de drogas o alcohol, 2) dolores musculares inexplicables, 3) poliartralgias, 4) sueño no reparador, 5) malestar postejercicio que dura más de 24 horas, 6) dolor faríngeo persistente no debido a mononucleosis infecciosa, 7) adenopatías dolorosas cervicales o axilares inexplicables.
Confirmación: se encuentran 4 o más de los 7 síntomas citados durante > 6 meses.

Hábito de dormir poco

Sospecha: horario laboral muy prolongado, sueño escaso, insomnio.
Confirmación: el paciente duerme durante el día, y mejora al coregir los hábitos del sueño.

Parasomnia

Sospecha: piernas inquietas, cataplejia, narcolepsia y somonolencia durante el día.
Confirmación: mejoría de los síntomas al administrar fármacos estimulantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*