Filariasis

 La filariasis constituye un grupo de enfermedades parasitarias en el humano y otros animales, y por lo general tropicales, causada por la infección de «filarias», nemátodos del orden Spirurida, superfamilia Filarioidea, que son transmitidos en forma de larva o microfilaria a los vertebrados por un artrópodo, generalmente mosquitos de las familias Culicidae o Phlebotomidae o moscas de la familia Tabanidae, luego de lo cual las larvas se localizan adecuadamente para convertirse en adultos.

Historia

Se piensa que la filariasis linfática haya afectado a los humanos desde aproximadamente 1.500 a 4.000 años atrás, aunque una fecha precisa de su origen es desconocida. La primera clara referencia de la enfermedad ocurrió en la literatura griega antigua, cuando los especialistas discutían el diagnóstico de la filariasis linfática en comparación con el diagnóstico de síntomas similares resultantes de la lepra.
La primera documentación de los síntomas ocurrió en el siglo XVI, cuando Jan Huygen Linschoten escribió sobre la enfermedad como parte de su exploración de Goa. Poco después, la exploración de otras áreas de Asia y África resultaron en reportes sintomáticos adicionales. No fue sino hasta siglos siguientes que se desarrolló un mejor entendimiento de el ciclo de la enfermedad.

En 1866, Timothy Lewis, trabajando sobre la obra de Jean-Nicolas Demarquay y Otto Henry Wucherer, hizo la conexión entre microfilaria y elefantiasis, estableciendo el curso investigativo que por último llevó a la explicación de la parasitosis. Poco después, en 1876, Joseph Bancroft descubrió la forma adulta del gusano, y finalmente en 1877, el ciclo de vida, incluyendo el artrópodo vector, el cual fue teorizado por Patrick Manson, quien procedió a demostrar la presencia del gusano en los mosquitos. Manson, incorrectamente hipotetizó que la enfermedad se transmitía por contacto con la piel y el agua en donde los mosquitos depositaban sus huevos. En el año 1900, George Carmichael Low determinó que el método de transmisión real al descubrir la presencia del gusano en el probóscide del mosquito vector.

Epidemiología

La filariasis es endémica en regiones tropicales de Asia, África, América Central y del Sur, poniendo a riesgo a más de 1,1 mil millones de personas, con 120 millones de personas afectadas en 83 países, más del 60% de los cuales residen en el sureste de Asia. En estas áreas endémicas del mundo, por ejemplo, Malaipea en Indonesia, hasta un 54% de la población puede que tenga microfilarias en su sangre. El hombre es el reservorio o fuente de infección primaria para todas las filariasis humanas, por lo que es una antroponosis. El mecanismo de transmisión se efectúa exclusivamente por medio de hospedadores intermediarios, los cuales varían dependiendo del parásito.

Patogenia

La patogenicidad de las filarias está estrechamente vinculada a diversos factores peculiares de estos gusanos. Están constituidas por moléculas y sustancias corporales que conforman un rico repertorio de sustancias alergenizantes, origen de la reacción inflamatoria que las caracteriza. La cercanía a los tejidos y mucosas habilita la instalación de los adultos y la relativa facilidad de reacciones adversas. Las microfilarias, más que los adultos, son migratorios, permitiendo acceso a diversas áreas y tejidos del cuerpo del hospedador, incluyendo el ojo, como es el caso de la oncocercosis. El vagar por la sangre es una característica que difiere levemente entre una especie y la otra. Paulatinamente, la reacción inflamatoria localizada alrededor del gusano adulto se vuelve fibrótico, envolviendo a los vermes en una cápsula cicatrizante. Este tejido esclerosante tiene particular importancia en la filariasis linfática, causando obstrucción que conlleva a los síntomas y signos de la elefantiasis.

Cuadro clínico

La forma sintomática más peculiar se ve en la filariasis linfática, denominada elefantiasis—un engrosamiento de la piel y tejido subyacentes—el cual resultó ser la primera enfermedad infecciosa que se descubrió transmitida por insectos. La elefantiasis es causada cuando el parásito obstaculiza el sistema linfático.

La elefantiasis afecta principalmente las extremidades inferiores, mientras que las oreja y membranas mucosas rara vez se ven afectados; sin embargo, la extensión de los síntomas depende de la especie de filaria involucrada. W. bancrofti puede afectar las piernas, brazos, vulva y mamas, mientras que la Brugia timori raramente afecta los genitales. Las infecciones por Onchocerca volvulus y la migración de sus microfilaria a través de la córnea es la causa principal de ceguera.

Diagnóstico y especies

El diagnóstico de la filariasis se basa en la identificación de las microfilarias en la sangre o en la piel. Se han identificado los siguientes nemátodos causantes de la filariasis, separados en tres grupos principales, según el hábitat del verme adulto:

Grupo linfático

Wuchereria bancrofti se encuentra en África del norte y central, sudeste de Asia, India islas del Pacífico y norte de Suramérica. Vive en los conductos linfáticos de los humanos, de donde, por drenaje, pasa a sus extremidades inferiores, causando una de las patologías más debilitantes y desfigurantes.[2] La hembra produce microfilarias que penetran en el torrente sanguíneo entre 10 pm y 2 am. Este fenómeno se denomina periodicidad nocturna y corresponde con la hora de máxima actividad de los mosquitos que sirven como transmisores, tales como Aedes, Anopheles, Culex o Mansonia. Al infectarse la persona, generalmente sufre inflamaciones y dolores en los ganglios. La repetida exposición al parásito en zonas endémicas termina por provocar una infección grave con inflamaciones notorias que evolucionan hasta convertirse en linfedemas y fibrosis con una fase final denominada «elefantiasis» de las extremidades inferiores y los genitales.

Brugia malayi es similar a la anterior, pero la enfermedad es menos severa y puede afectar las extremidades superiores. Se encuentra en Japón, Corea, China, Cochinchina e India.

Grupo cutáneo

Loa loa se encuentra en África y es transmitida por tábanos del género Chrysops. Los gusanos adultos viven en los tejidos subcutáneos donde producen durante períodos de 2 a 3 días las llamadas “hinchazones fugitivas”, de 30 mm de diámetro.

Onchocerca volvulus, causante de la «oncocercosis», se encuentra en África, México, Centroamérica y noroccidente de Suramérica. Los parásitos en los tejidos subcutáneos están estrechamente enrollados sobre sí mismos desencadenando inflamaciones fibrosantes y formando nódulos de hasta 40 mm de diámetro. Las microfilarias migran a través de la piel y se ubican cerca de los nódulos causando escozor, edema y atrofia de la piel. Pueden ubicarse en los ojos causando graves lesiones, opacidad córneal e inclusive ceguera, por lo que este parásito es uno de los problemas oftalmológicos más graves de las áreas tropicales. Es transmitido por móscas del género Simulium.

Mansonella streptocerca.

Grupo visceral

Mansonella ozzardi de Suramérica y Centroamérica, es transmitida por los jejenes Culicoides y las moscas negras Simulium. Los adultos miden 3 cm los machos y 7 cm las hembras; viven libres en las cavidades abdominal y torácica. Las microfilarias miden 200 micras de longitud, circulan en la sangre sin periodicidad y se encuentran también en los tejidos subcutáneos, el mesenterio y la grasa periférica. Los síntomas de la infección se manifiestan cuando ya hay un número grande de filarias en el cuerpo del paciente, que sufre decaimiento y dolores musculares y de cabeza. A veces se presentan inflamaciones de los gánglios y urticarias. Los pacientes infectados por largo tiempo tienden a sufrir depresión.

Mansonella perstans (anteriormente Dipetalonema perstans) de África y norte de Suramérica es transmitida por zancudos Culicoides. Los parásitos adultos viven en las cavidades peritoneal, pleural y pericárdica y las microfilarias aparecen en la sangre periférica a cualquier hora del día. Los síntomas de la infección son similares a los de Mansonella.

Dirofilaria immitis es un parásito del perro que causa la dirofilariasis canina; afecta diversas zonas subtropicales y tropicales, especialmente en Estados Unidos la cuenca del río Misisipi o en Argentina en el Delta del río Paraná.

Tratamiento

El tratamiento de la filariasis se hace con un antihelmíntico como Albendazol®, que para conseguir la curación debe ser administrado simultáneamente con Ivermectina® o con dietilcarbamazina para eliminar las microfilarias o larvas, en las patologías en que éstas se presentan. El medicamento y la dosis precisa deben ser determinados por prescripción médica para cada caso específico. La extirpación quirúrgica de los nódulos oncocercomas (nodulectomía) es una medida usada para el tratamiento y control específica de la oncocercosis.

Prevención

La profilaxis se fundamenta principalmente en el control del reservorio (el hombre infectado). El control de los vectores es posible, aunque por lo general, difícil. El control de sus criaderos y el rociamiento de insecticidas y plaguicidas continúan siendo la principal metodología para combatir las enfermedades transmitidas por mosquitos, como la filariasis y la malaria.

Otras infecciones por nemátodos

Otros nemátodos son transmitidos por el consumo directo, por ejemplo la Trichinella spiralis que habita en el intestino delgado y cuyas larvas penetran en la linfa y la sangre distribuyéndose por todo el cuerpo y alojándose en el tejido muscular, causando la triquinosis. Se adquiere al consumir carne de cerdo u otro animal con larvas enquistadas, que se púeden eliminar con adecuada cocción o por la congelación prologanda.

El Angiostrongylus cantonensis del oriente y sudeste de Asia, Hawaii e islas del Pacífico y el A. costaricensis de Centroamérica, son parásitos de los roedores, que también pueden afectar a los humanos al consumir moluscos sin cocinar. Las larvas no puede completar su ciclo, pero invaden el sistema nervioso central causando una forma de meningitis.

Los niños padecen a veces de larva migrans visceral, por el contagio desde el perro de Toxocara canis y sufren problemas pulmonares, crecimiento del hígado y detención del crecimiento; las larvas no pueden completar su ciclo pero pasan de un órgano a otro.

Larva migrans cutanea: Cuando el hombre se pone en contacto con larvas filariformes (forma infectante) de uncinarias de perros o de gatos, éstas atraviesan la piel del huésped (hombre) y luego atraviesan el estrato dérmico; el ciclo biológico de éstas larvas no se completa y éstas se alojarán entonces en la piel. Las larvas al atravesar la piel forman canales serpiginosos ondulados, cuya observación cuidadosa constituye la forma más sencilla de diagnóstico. Los agentes etiologicos son Ancylostoma braziliense y Ancylostoma caninum.

Nemátodos más comunes son los parásitos intestinales comunes como los oxiuros y áscaris, que se transmiten por el consumo de alimentos o agua contaminados con heces con larvas.

Referencias

  1. http://www.stanford.edu/class/humbio103/ParaSites2006/Lymphatic_filariasis/Discovery.htm Accessed 7-3-2007
  2. a b Organización Mundial de la Salud. Oficina Regional del Sureste de Asia.
  3. Aupali T, Ismid IS, Wibowo H, et al. (2006). «Estimation of the prevalence of lymphatic filariasis by a pool screen PCR assay using blood spots collected on filter paper» Tran R Soc Trop Med Hyg. Vol. 100. n.º 8. pp. 753–9.
  4. Organización Panamericana de la Salud – Filariais linfática.
  5. A. Roberto Rivas Alcalá, Guadalupe del C Alavarez Gordillo, Emilio Villafuerte Martínez, Eladio Vázquez Pérez. CORRELACIÓN ENTRE ONCOCERCOMAS Y POSITIVIDAD PARA MICROFILARIAS EN ONCOCERCOSIS. Salud Pública Méx 1990; Vol. 32(6):658-664.
  6. Descubrimiento sorprendente sobre los vectores resistentes a los plaguicidas. Rev Panam Salud Publica [online]. 2000, vol. 8, no. 5 [citado 2007-09-24], pp. 355-355. Disponible en la Web: . ISSN 1020-4989.

2009

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*