Fosfatasa alcalina

Corresponde a un grupo de enzimas que intervienen en la hidrolisis de las uniones éster del ácido ortofosfórico a pH alcalino. La fosfatasa alcalina sérica tiene varios orígenes (hígado, riñón, placenta, intestino, huesos, leucocitos), aunque las fuentes más importantes son el hígado, los huesos y el intestino.
Los valores séricos normales dependen del método usado para su determinación: uno de los más empleados es el de Bessey-Lowry, con el que la cifra normal es de 60-170 U/l (en unidades internacionales equivale a 0,75-1,92 microkat/l).

Aumento de la fosfatasa alcalina

Puede establecerse el origen del aumento de la fosfatasa alcalina recurriendo a la separación electroforética de sus isoenzimas (hepática, ósea e intestinal). Sin embargo, en la práctica suele ser suficiente efectuar una valoración indirecta mucho más sencilla para confirmar o descartar su origen hepático, consistente en la determinación de otra enzimna que se eleva en caso de colestasis, la gammaglutamiltranspeptidasa (GGT).
La elevación de la fosfatasa alcalina puede responder a mecanismos fisiológicos o patológicos.

  1. Elevación fisiológica:
    • Embarazo, sobre todo en el tercer trimestre, por el aumento de la enzima placentaria. retorna a la normalidad a las 3-6 semanas, aunque puede persistir un ligero aumento durante toda la lactancia
    • Crecimiento: se debe a un aumento de la fracción ósea, que traduce la actividad osteoblástica del hueso durante este período (infancia, adolesceencia)
  2. Elevación patológica:

Disminución de la fosfatasa alcalina

Puede producirse en:

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*