Adolfoneda

Web de Medicina y Farmacia
Home » Medicamentos » Glibenclamida

Glibenclamida

septiembre 3rd, 2008 Posted in Medicamentos

Especialidades:
DAONIL (5 mg. 30 y 100 compr.)
EUGLUCON (5 mg. 30 y 100 compr.)
GLUCOLON (5 mg. 30 y 100 compr.)
NORGLICEM (5 mg. 100 compr.)

ACCION
- Antidiabético oral, hipoglucemiante, bloqueante de los canales de potasio, sulfonilurea (grupo). La glibenclamida, al igual que otras sulfonilureas, estimula la producción de insulina en la célula beta pancreática de los islotes de Langerhans, de forma similar a como lo hacen la glucosa y otros sustratos energéticos. La glibenclamida se une a un receptor específico acoplado al canal de potasio dependiente de ATP, produciendo su cierre y disminuyendo la permeabilidad de la membrana a dicho ion. Esto desencadena la aparición de un potencial de membrana que estimula la apertura de canales de calcio dependientes de voltaje, que aumentan los niveles de calcio intracitoplasmáticos, los cuales a su vez, activan una cascada de kinasas que dan lugar a la liberación de insulina.
Además, podrían presentar unos efectos extrapancreáticos, mejorando la sensibilidad de la insulina en los tejidos. Se desconoce si este efecto se debe a una acción sobre los receptores de insulina o sobre los mecanismos efectores de la misma.
Finalmente, se ha podido comprobar que las sulfonilureas son capaces de inhibir la gluconeogénesis hepática.

FARMACOCINETICA
Vía oral:
- Absorción: Tras la administración de una dosis de 5 mg, la glibenclamida se absorbe rápidamente, alcanzándose la Cmax de 140-350 ng/ml a las 2-4 horas. Los efectos aparecen a los 15-60 minutos, siendo máximos al cabo de 1-2 horas. Se pueden prolongar hasta 16-24 horas.
- Distribución: La glibenclamida se une fuertemente a proteínas plasmáticas (99%) y se distribuye ampliamente por todos los tejidos. La glibenclamida es la sulfonilurea con mayor afinidad por las proteínas, y su unión parece ser por enlaces no iónicos, por lo que es menos probable que sea desplazada de las proteínas por otros fármacos. Presenta un Vd de 0.155 L/kg. La glibenclamida atraviesa la placenta.
- Metabolismo: Se metaboliza casi por completo en el hígado, dando lugar a metabolitos prácticamente inactivos como la 4-trans-hidroxi-glibenclamida.
- Eliminación: Los metabolitos se eliminan por orina (50%) y por bilis a las heces (50%). La semivida de eliminación de la glibenclamida es de 1.4-1.8 horas, y la de sus metabolitos de hasta 10 horas. El Cl total de la glimepirida es de 78 ml/hora/kg.
Farmacocinética en situaciones especiales:
- Insuficiencia renal: Se ha comprobado que al administrar glibenclamida a pacientes con insuficiencia renal severa (CLcr menor a 5 ml/minuto), la semivida de eliminación de la glibenclamida era de 11 horas, frente a las 2-5 horas de loas pacientes con CLcr entre 29-131 ml/minuto.
- Insuficiencia hepática: Se produce un aumento de la semivida plasmática de la glibenclamida.

INDICACIONES
- Diabetes mellitus tipo 2. Tratamiento de la diabetes mellitus tipo 2, de leve a moderadamente severa, pero sin la presencia de cetoacidosis, cuando las medidas higiénico-dietéticas no sean suficientes para lograr un buen control de la glucemia.

POSOLOGIA
- Adultos, oral: Se iniciará el tratamiento con una dosis de 2.5 mg/24 horas. Tras 7 días de tratamiento, se ajustará la dosis en función de la glucemia, a razón de 2.5 mg a intervalos semanales, hasta alcanzar los niveles de glucemia normales. La dosis de mantenimiento oscila entre 2.5-10 mg/24 horas. La dosis máxima recomendada es de 20 mg/24 horas.
- Niños, oral: No se ha evaluado la seguridad y eficacia en niños y menores de 18 años.
- Ancianos, oral: Se recomienda comenzar el tratamiento con la mitad de la dosis del adulto.
Posología en situaciones especiales:
- Insuficiencia renal: Se recomienda comenzar el tratamiento con la mitad de la dosis del adulto sano.
- Insuficiencia hepática: Se recomienda comenzar el tratamiento con la mitad de la dosis del adulto sano.

NORMAS PARA LA CORRECTA ADMINISTRACIÓN:
Los comprimidos deben ingerirse enteros con un vaso de agua, en una única toma por la mañana. Aunque los alimentos no afectan a la absorción, la práctica ha demostrado que los efectos son mejores cuando se administra 30 minutos antes del desayuno. No se aconseja administrar más de 10 mg por toma, por lo que en pacientes que precisen mayor dosis se recomienda dividir la dosis en dos tomas.
Si el paciente olvida tomar el medicamento, debe hacerlo cuanto antes, a menos que esté próxima la dosis siguiente. Nunca se debe doblar la dosis.

CONTRAINDICACIONES
- Alergia a sulfonilureas o hipersensibilidad a cualquier otro componente del medicamento. Podrían aparecer reacciones cruzadas con otros medicamentos estructuralmente similares, por lo que tampoco se recomienda administrarla en caso de alergia a sulfamidas o tiazidas.
- Insuficiencia renal grave (CLcr inferior a 30 ml/minuto). Se podría producir una acumulación del fármaco y sus metabolitos en sangre, aumentando sus efectos, con el consiguiente riesgo de hipoglucemia. No se ha evaluado su seguridad y eficacia en estos pacientes, por lo que no se recomienda su uso.
- Insuficiencia hepática grave. Se podría producir una disminución del metabolismo de la glibenclamida, con el consiguiente riesgo de hipoglucemia. No se ha evaluado la seguridad y eficacia en estos pacientes, por lo que no se recomienda su utilización.

ADVERTENCIAS

CONSEJOS AL PACIENTE:
- Los pacientes deben continuar con su dieta habitual, con una distribución regular de la ingesta de glúcidos. En caso de sobrepeso, se debe continuar la dieta de restricción calórica.
- Realizar ejercicio de forma moderada pero frecuente.
- Acudir al médico ante síntomas de hiperglucemia (visión borrosa, cansancio, exceso de orina, náuseas) o de hipoglucemia (sudoración, nerviosismo, hambre, palpitaciones, alteraciones visuales).
- Si se apreciasen síntomas de hipoglucemia, se aconseja administrar glucosa por vía oral.
- Administrar este medicamento en una sola toma 30 minutos antes del desayuno, procurando hacerlo siempre a la misma hora.
- Dividir dosis mayores de 10 mg en dos tomas, administradas con el desayuno y la cena.
- No consumir bebidas alcohólicas, debido al riesgo de reacciones adversas.
- Advertir al médico de la toma de cualquier otro medicamento.

CONSIDERACIONES ESPECIALES:
- Se deben controlar periódicamente los niveles de glucemia y de hemoglobina glicosilada para determinar la eficacia del tratamiento y su posible interacción con otros tratamientos del paciente.
- Se aconseja vigilar la funcionalidad hepática, renal y tiroidea periódicamente.
- Si apareciese hipoglucemia al administrar glibenclamida, se reajustará la posología de la misma y se vigilará la glucemia durante 3-5 días, debido a los prolongados efectos de este fármaco.
- Si se sospecha un coma hipoglucémico, deberá tratarse de inmediato con glucosa al 50%, seguida de infusión de glucosa al 10%, manteniendo los niveles de glucosa por encima de 100 mg/dl.
- Se recomienda sustituir en ancianos las sulfonilureas de efectos prolongados por otras con menor semivida, como la gliclazida, glipizida o gliquidona.
- En pacientes en los que se sustituya insulina por una sulfonilurea, se recomienda controlar tres veces al día los niveles de glucosa y cetonas en sangre y orina, para prevenir una cetosis.
- Se recomienda suspender el tratamiento si apareciese ictericia colestásica o alteraciones dermatológicas persistentes.

ADVERTENCIAS SOBRE EXCIPIENTES:
- Este medicamento contiene lactosa. Los pacientes con intolerancia a lactosa o galactosa, insuficiencia de lactasa de Lapp o problemas de absorción de glucosa o galactosa, no deben tomar este medicamento.

ANALISIS CLINICOS :
- Creatinina. Aumento en sangre.
- Fosfatasa alcalina. Aumento fisiológico.
- Lactato-deshidrogenasa. Incremento moderado en sangre.
- Lípidos. Mejora del perfil lipídico, con aumento del HDL-colesterol y reducción del LDL-colesterol y de los triglicéridos.
- Nitrógeno ureico. Ocasionalmente pueden aparecer elevaciones moderadas del nitrógeno ureico.
- Transaminasas. Incremento moderado en sangre.

EMBARAZO :
Categoría B de la FDA. La glibenclamida administrada a dosis hasta 6250 veces superiores a las humanas no ha dado lugar a efectos adversos en fetos de animales. La glibenclamida atraviesa la placenta en proporción menor que otras sulfonilureas. En un estudio sobre mujeres embarazadas, la administración durante el primer trimestre dio lugar a casos de anencefalia y defecto septal ventricular, aunque estos datos no se han podido evidenciar en otros estudios. La glibenclamida se ha utilizado en ocasiones en mujeres embarazadas sin aparecer efectos adversos.
Debido a los datos actuales que sugieren una relación entre los niveles anormales de glucosa y la aparición de malformaciones congénitas, se recomienda controlar los niveles séricos maternos de glucosa. El agente de elección para normalizar dichos niveles en estas pacientes es la insulina.

LACTANCIA :
Se ignora si la glibenclamida se excreta con la leche materna, aunque otras sulfonilureas sí lo hacen, con el consiguiente riesgo de producir hipoglucemia. Se recomienda suspender la lactancia materna o evitar la administración de este medicamento.

NIÑOS :
No se ha evaluado la seguridad y eficacia en niños y adolescentes menores de 18 años, por lo que no se recomienda su utilización.

ANCIANOS :
Los pacientes geriátricos suelen presentar una reducción del metabolismo y la excreción de estos fármacos, por lo que son más sensibles a los efectos adversos de las sulfonilureas. Es más frecuente la aparición de hipoglucemia y de síndrome de insuficiencia de hormona diurética, caracterizado por confusión mental, náuseas, anorexia, mareo, depresión, hiponatremia, hipoosmolaridad sanguínea e hiperosmolaridad urinaria.
Se recomienda evitar las sulfonilureas de larga duración de efectos en pacientes ancianos, y si se utilizasen, comenzar con dosis menores y ajustar la posología con precisión.

EFECTOS SOBRE LA CONDUCCION :
La glibenclamida puede dar lugar en ocasiones a hipoglucemia, afectando sustancialmente a la capacidad para conducir y/o manejar maquinaria. Los pacientes deberán evitar manejar maquinaria peligrosa, incluyendo automóviles, hasta que tengan la certeza razonable de que el tratamiento farmacológico no les afecta de forma adversa.
Se aconseja detener el vehículo tan pronto como se detecten los primeros síntomas de hipoglucemia y tomar sacarosa inmediatamente. Los pacientes que sufran pérdidas del estado de alerta asociadas a hipoglucemia o los que presenten crisis frecuentes de hipoglucemia, no deberían conducir.

PRECAUCIONES
- Insuficiencia renal. La glibenclamida se elimina por orina, por lo que en la insuficiencia renal podría producirse una disminución del aclaramiento renal, con la consiguiente riesgo de hipoglucemia grave. Se recomienda monitorizar frecuentemente la glucemia en pacientes con insuficiencia renal leve o moderada (CLcr entre 30-90 ml/minuto) y no utilizar la glibenclamida en pacientes con insuficiencia renal grave (CLcr menor a 30 ml/minuto) (Véase Contraindicaciones).
- Insuficiencia hepática. La glibenclamida se metaboliza en el hígado, por lo que en la insuficiencia hepática podría producirse una retención del fármaco, con riesgo de hipoglucemia grave. Se recomienda monitorizar frecuentemente la glucemia en pacientes con insuficiencia hepática moderada o leve, y no utilizarla en pacientes con insuficiencia hepática severa (Véase Contraindicaciones).
- Cetoacidosis diabética con o sin coma diabético, y en pacientes hiperglucémicos sometidos a intervenciones quirúrgicas o en los que aparezca infección severa o traumatismo grave. En estos pacientes, es poco probable que la glibenclamida controle la hiperglucemia, por lo que se recomienda tratarlos previamente con insulina antes de utilizar la glibenclamida.
- Porfiria. Las sulfonilureas se han asociado a crisis agudas de porfiria, por lo que se recomienda extremar las precauciones en estos pacientes.
- Pacientes en los que exista tendencia a la hipoglucemia, como en caso de enfermedad de Addison, hipopituitarismo o pacientes debilitados o desnutridos. En estos pacientes, las sulfonilureas de semivida prolongada pueden dar lugar a hipoglucemia, por lo que se recomienda controlar periódicamente los niveles de glucemia o sustituir la glibenclamida por otras sulfonilureas de semivida corta, como la gliclazida, la glipizida o la gliquidona.
- Hipotiroidismo. Existen datos contradictorios acerca de los efectos de la glibenclamida sobre la función tiroidea (podría empeorarla). Se recomienda monitorizar los niveles de hormonas tiroideas T3 y T4, y suspender la administración de la glibenclamida en caso de una disminución de las mismas.
- Cardiopatía. Se observó un aumento de la mortalidad por complicaciones cardiovasculares en pacientes tratados con sulfonilureas o fenformina. El bloqueo de los canales de potasio podría inhibir los mecanismos adaptativos del miocardio frente a una isquemia, por lo que se recomienda valorar el tratamiento en estos pacientes.
- Diabetes mellitus tipo 1 o cuadros en los que exista un déficit de insulina. La glibenclamida precisa de la insulina para ejercer sus efectos, por lo que en caso de una ausencia de síntesis insulínica, sus efectos serían nulos. La glibenclamida no está indicada por tanto en la diabetes mellitus tipo 1.
- Fracaso secundario. La glibenclamida, al igual que otros antidiabéticos, puede perder eficacia terapéutica al cabo del tiempo, debido a una progresión de la enfermedad, interacciones medicamentosas, enfermedades asociadas, a incumplimientos de la dieta o del ejercicio o a una disminución de la efectividad de la glibenclamida. El porcentaje de fracaso secundario ronda el 10% anual. En caso de aparición de un fracaso terapéutico, podría ser útil la combinación de la glibenclamida con metformina. Si tras un período de tratamiento de 1-3 meses con la mezcla, empleando las dosis máximas, no se pueden mantener los niveles de glucemia dentro de la normalidad, se deben considerar otras alternativas terapéuticas tales como la administración de insulina.

INTERACCIONES
- Acidificantes urinarios (cloruro de amonio). El cloruro amónico podría producir un aumento de la semivida y del AUC, así como un descenso del aclaramiento, con el consiguiente riesgo de acumulación, debido a la acidificación de la orina. Se recomienda controlar la glucemia, y si fuera necesario, reajustar la dosificación de la glibenclamida.
- Alcalinizantes urinarios (bicarbonato sódico). La administración de bicarbonato sódico en pacientes tratados con sulfonilureas, da lugar a una disminución de la semivida de eliminación y a un aumento del aclaramiento, con el consiguiente riesgo de fracaso terapéutico. Se aconseja monitorizar los niveles de glucemia y ajustar la dosis de glibenclamida si fuera necesario.
- Alcohol etílico. El alcohol puede dar lugar a variaciones impredecibles de la glucemia (la hipoglucemia es especialmente peligrosa). Además, se han descrito casos de reacciones tipo antabús, probablemente debidas a una respuesta anormal de los vasos sanguíneos pequeños inducida por la glibenclamida, no estando relacionada esta respuesta con la acumulación de acetaldehído. Se aconseja evitar la asociación.
- Alopurinol. El alopurinol podría aumentar la semivida de las sulfonilureas, debido probablemente a una competición en la eliminación renal. Existe riesgo de hipoglucemia, por lo que se aconseja monitorizar los niveles de glucemia y reajustar la dosis de glibenclamida si fuera necesario.
- Anabolizantes hormonales. Podrían potenciarse los efectos hipoglucemiantes de las sulfonilureas. Aunque se desconoce su mecanismo, podría deberse a una estimulación del metabolismo celular, con el consiguiente aumento del consumo de glucosa. Puede ser necesaria la disminución de la dosis de la glibenclamida.
- Antagonistas de los canales de calcio. Casos de hiperglucemia en pacientes tratados con antagonistas del calcio, debidos probablemente al bloqueo de la liberación de la insulina. Estos fármacos podrían disminuir los efectos de las sulfonilureas, por lo que se recomienda monitorizar periódicamente la glucemia y reajustar la dosis del antidiabético si fuera necesario.
- Anticoagulantes orales (acenocumarol, warfarina). Posible potenciación de los efectos de las sulfonilureas debido probablemente a un desplazamiento de la sulfonilurea de sus sitios de unión a proteínas plasmáticas. Además, se han descrito casos clínicos en los que la glibenclamida podría dar lugar a potenciación o inhibición del efecto anticoagulante. No parece necesario tomar ninguna medida farmacológica.
- Anticonceptivos orales estrogénicos. Los anticonceptivos estrogénicos pueden disminuir los efectos de las sulfonilureas, con el consiguiente riesgo de hiperglucemia, sobre todo con etinilestradiol. Se recomienda controlar la glucemia y reajustar las dosis de glibenclamida si fuera necesario.
- Antidepresivos tricíclicos. Los antidepresivos podrían potenciar los efectos de las sulfonilureas, con el consiguiente riesgo de hipoglucemia. No se conoce el mecanismo.
- Antidiabéticos (biguanidas, inhibidores de las alfa-glucosidasas, glitazonas). Podrían aumentar el riesgo de hipoglucemia. Puede ser necesario reajustar las dosis de glibenclamida.
- Antifúngicos azólicos (fluconazol, ketoconazol). Podría aumentarse el AUC de las sulfonilureas, dándose en ocasiones algunos casos de hipoglucemia. El efecto podría deberse a una inhibición del metabolismo de la sulfonilurea. Podría ser necesario un reajuste posológico del antidiabético.
- Azúcares (glucosa, fructosa, sacarosa). La administración de glucosa o azúcares susceptibles de ser transformados metabólicamente en glucosa, a pacientes tratados con sulfonilureas podría dar lugar a una reducción del efecto de estas.
- Barbitúricos. La glibenclamida podría prolongar los efectos de los barbitúricos en animales, por lo que se recomienda extremar las precauciones en caso de combinar ambos fármacos.
- Beta-bloqueantes. Se han descrito casos en los que los beta-bloqueantes daban lugar a hipoglucemia, y en ocasiones hiperglucemia, cuando se administraban con sulfonilureas. El efecto podría deberse a la interferencia con el mecanismo regulador de la glucemia mediado por catecolaminas y por la inhibición de la glucogenolisis estimulada por la hipoglucemia. También se han descrito casos de hipertensión arterial, debido a la estimulación de la liberación de catecolaminas asociada a la hipoglucemia inducida por sulfonilureas. Se aconseja por lo tanto evitar la asociación, y si fuera imprescindible, vigilar la glucemia y controlar la presión arterial, o utilizar un beta-bloqueante cardioselectivo.
- Bosentan. Podría dar lugar a una reducción de los niveles plasmáticos de ambos fármacos, con la consiguiente reducción de la actividad farmacológica. Además, se han descrito casos de incrementos significativos de las transaminasas. Se recomienda evitar la asociación.
- Carbón activado. La administración de carbón activado a altas dosis (50 g) junto con una sulfonilurea podría producir una adsorción de la misma, con disminuciones de la absorción oral de hasta el 90%. Sin embargo, debido al riesgo importante de ausencia de efectos terapéuticos se recomienda evitar la asociación o distanciar la toma de ambos medicamentos al menos dos horas.
- Ciclosporina. La administración de sulfonilureas aumenta los niveles séricos de ciclosporina (riesgo de nefrotoxicidad). El efecto podría ser debido a la inhibición del metabolismo hepático de la ciclosporina. Se recomienda disminuir las dosis de ciclosporina un 25%.
- Cimetidina. La administración de cimetidina con sulfonilureas puede potenciar los efectos farmacológicos, con riesgo de hipoglucemia, debido a la inhibición enzimática del citocromo P450. No parece probable que la sustitución de cimetidina por otro antagonista histamínico H2 anule la interacción, por lo que se recomienda monitorizar la glucemia y reajustar la posología de la sulfonilurea si fuera necesario.
- Ciprofloxacino. Posible potenciación del efecto hipoglucemiante.
- Clofibrato. Con sulfonilureas puede causar hipoglucemia. Se desconoce cuál es el mecanismo de la interacción, pero podría deberse a un desplazamiento de la unión a proteínas de la sulfonilurea por parte del clofibrato, a una disminución a la resistencia a la acción de la insulina o a una competición con la eliminación renal. Se recomienda monitorizar la glucemia y reajustar la posología de la sulfonilurea si fuera necesario.
- Cloranfenicol. Con sulfonilureas puede aumentar la semivida plasmática de éstas (riesgo de hipoglucemia). El efecto podría deberse a la inhibición del metabolismo hepático de la sulfonilurea. Se recomienda monitorizar la glucemia y reajustar la posología de la sulfonilurea si fuera necesario.
- Corticoides. Posible falta de efectos terapéuticos en pacientes tratados con corticoides y sulfonilureas. Los corticoides presentan efectos diabetógenos, por lo que podrían disminuir los efectos de las sulfonilureas. Se recomienda monitorizar la glucemia y reajustar la posología de la sulfonilurea o del corticoide si fuera necesario.
- Diazóxido. Con una sulfonilurea podría disminuir los efectos de los antidiabéticos, debido al parecer al efecto diabetógeno del diazóxido, que inhibe la secreción pancreática de insulina. Se recomienda monitorizar la glucemia y reajustar su posología si fuera necesario.
- Diuréticos tiazídicos. Una sulfonilurea junto con un diurético tiazídico podría dar lugar a una pérdida del control glucémico. Los diuréticos tiazídicos parecen inhibir la producción de insulina por un mecanismo desconocido, aunque podría ser debido a la depleción de los niveles de potasio. Se recomienda vigilar la glucemia y en caso de aparecer una hipoglucemia, suspender la administración del diurético, reajustar la posología de la sulfonilurea o administrar suplementos de potasio.
- Eritromicina. Se ha registrado una potenciación de la toxicidad hepática, por un mecanismo desconocido.
- Estatinas (fluvastatina, simvastatina). Se han descrito ligeros aumentos de los niveles plasmáticos de glibenclamida, aunque su actividad farmacológica no se vio incrementada.
- Fenfluramina. Posible aumento de la captación de glucosa por parte del músculo esquelético, por lo que podría presentar acción hipoglucemiante intrínseca. Existe riesgo de potenciar por tanto los efectos terapéuticos de las sulfonilureas, con el consiguiente riesgo de hipoglucemia, por lo que se aconseja evitar la asociación.
- Fenitoína. La fenitoína a altas dosis parece disminuir la liberación de insulina al disminuir los niveles de sodio por estimulación de la bomba sodio-potasio. Podría dar lugar a una disminución de los efectos terapéuticos de las sulfonilureas, con el riesgo de pérdida del control de la diabetes. Podría ser necesario disminuir las dosis de la fenitoína o aumentar la de las sulfonilureas.
- Fenotiazina. Se ha asociado con una disminución de la liberación de insulina, por lo que existe un riesgo teórico de que se produzca una disminución en la eficacia de las sulfonilureas.
- Gemfibrozilo. Se ha registrado una posible potenciación de la acción y/o toxicidad de la glibenclamida.
- Glucosamina. Hay cierta controversia respecto al posible efecto de la glucosamina sobre el control de la glucemia y los hipoglucemiantes. Mientras que unos estudios afirman que la glucosamina podría reducir el efecto antidiabético (especialmente en pacientes que no presentan un buen control de la glucosa o en los que reciben insulina), otros afirman que no habría ninguna alteración clínicamente significativa. Se recomienda precaución y monitorizar la glucemia más frecuentemente de lo habitual.
- Heparina. Posible hipoglucemia en pacientes tratados con sulfonilureas y heparina, debidos probablemente al desplazamiento de la sulfonilurea de sus sitios de unión a proteínas. Se recomienda evaluar la glucemia y si fuera necesario, reajustar la posología.
- IECAs. Posible hipoglucemia en pacientes tratados con antihipertensivos del tipo de los IECAs y sulfonilureas, por un mecanismo desconocido. Se recomienda evaluar los niveles de glucemia, sobre todo al inicio del tratamiento.
- IMAOs. Aunque se desconoce el mecanismo exacto, parece ser que los IMAOs podrían potenciar los efectos de los antidiabéticos, favoreciendo la aparición de hipoglucemia. Se recomienda extremar las precauciones cuando se administren conjuntamente ambos fármacos, y disminuir la dosis de la sulfonilurea si fuera necesario.
- Isoniazida. La isoniazida parece afectar a la formación de glucógeno, reduciendo la utilización de la glucosa, y podría disminuir la producción de insulina, con el consiguiente riesgo de disminuir la eficacia de las sulfonilureas. Se recomienda controlar periódicamente la glucemia y reajustar la posología si fuera necesaria.
- Maprotilina. Se ha descrito un caso en el que la administración de maprotilina potenció los efectos hipoglucemiantes de la glibenclamida.
- Pirazolonas (fenilbutazona, oxifenbutazona). Posible potenciación del efecto de la sulfonilurea por inhibición de su aclaramiento renal, así como por desplazamiento de su unión a proteínas plasmáticas. Se recomienda controlar la glucemia y reajustar la dosis de la sulfonilurea si fuera necesario.
- Probenecid. La administración de probenecid ha dado lugar a aumentos de la semivida plasmática de hasta el 40%, debidos probablemente a la competición de ambos fármacos por su eliminación renal. Se recomienda evitar la combinación.
- Rifampicina. La rifampicina podría inducir el metabolismo hepático de las sulfonilureas, con la posibilidad de una disminución de los efectos del antidiabético. Se aconseja monitorizar la glucemia y reajustar la posología de la sulfonilurea si fuera necesario.
- Sales de magnesio. Posible hipoglucemia en pacientes tratados con sulfonilureas y antiácidos con magnesio, debidos probablemente a variaciones del pH gástrico.
- Salicilatos. Posible hipoglucemia, al administrar una sulfonilurea junto con un salicilato, sobre todo a altas dosis. La interacción parece deberse al desplazamiento de la unión a proteínas plasmáticas de la sulfonilurea. Se aconseja monitorizar la glucemia y reajustar la posología si fuera necesario. Se puede sustituir el salicilato por ibuprofeno, que no parece afectar tanto a la farmacocinética de las sulfonilureas.
- Sulfamidas. Se han descrito multitud de casos en los que los efectos de las sulfonilureas podrían ser potenciados por las sulfamidas. La interacción podría deberse al desplazamiento de la sulfonilurea de sus sitios de unión a las proteínas plasmáticas, a la inhibición del metabolismo de la sulfonilurea y/o a la competición por la eliminación renal entre ambos fármacos. Existe un mayor riesgo de hipoglucemia, por lo que se aconseja controlar la glucemia y reajustar la dosis de sulfonilurea si fuera necesario.
- Tetraciclinas. Posible potenciación de los efectos de los antidiabéticos, debido probablemente a un efecto hipoglucemiante intrínseco de las tetraciclinas al bloquear el efecto hiperglucemiante de las catecolaminas. Además podrían aumentar la semivida de los antidiabéticos.
- Topiramato. Podrían reducirse los niveles plasmáticos del antidiabético. Se recomienda controlar periódicamente los niveles de glucemia al iniciar o terminar un tratamiento con topiramato, y vigilar el estado clínico del paciente, prestando especial atención a la aparición de síntomas de hiperglucemia (visión borrosa, cansancio, exceso de orina, náuseas).

REACCIONES ADVERSAS
Los efectos adversos de glibenclamida suelen ser infrecuentes aunque moderadamente importantes. El perfil de seguridad de este fármaco es similar al de la clorpropamida, aunque de forma menos acentuada y frecuente. En la mayor parte de los casos, las reacciones adversas son una prolongación de la acción farmacológica y afectan principalmente a los sistemas endocrino y gastrointestinal. Suelen ser dosis dependientes, y disminuyen con la reducción de la posología. Las reacciones adversas más características son:
- Digestivas. Son frecuentes (1-9%) las náuseas, vómitos, hiperacidez gástrica, dolor epigástrico, anorexia, estreñimeinto o diarrea. Se puede reducir la incidencia de estas reacciones adversas dividiendo la dosis diaria en dos tomas.
- Hepáticas. Se han descrito casos de incremento de transaminasas. En ocasiones puntuales (<<1%) puede aparecer ictericia colestática, debiéndose suspender el tratamiento.
- Neurológicas/psicológicas. Es frecuente (1-9%) la presencia de cefalea, mareo y parestesia.
- Hematológicas. En raras ocasiones se ha descrito discrasia sanguínea como anemia (anemia hemolítica, anemia aplásica), leucopenia con o sin agranulocitosis, linfocitosis o trombopenia. Estas discrasias suelen aparecer en las 6 primeras semanas de tratamiento y revierten al suspender la administración de glibenclamida. Puede aparecer en algunas ocasiones crisis de porfiria.
- Metabólicas. Es rara (<1%) la aparición de hipoglucemia intensa y prolongada. Puede aparecer sobre todo al iniciar el tratamiento, y especialmente en pacientes ancianos, con insuficiencia hepática o renal o tratados con altas dosis de glibenclamida u otros hipoglucemiantes orales. La hipoglucemia cursa con cefalea, sensación de hambre intensa, náuseas, vómitos, somnolencia, nerviosismo, agresividad, reducción de la concentración, depresion del SNC, confusión, trastornos de la visión, temblor, vértigos, exceso de sudoración, taquicardia, ansiedad, HTA, palpitaciones, arritmia cardíaca, delirio, convulsiones y bradicardia. En determinadas ocasiones se han descrito también casos de hipoglucemia a las dosis terapéuticas.
- Endocrinológicas. Es rara (<1%) la presencia de un síndrome de secrección inadecuada de ADH reversible, que cursa con edema, hiponatremia, confusión mental, mareos, náuseas y vómitos.
- Alérgicas/dermatológicas. Son comunes (1.5%) las reacciones de hipersensibilidad, con prurito, eritema, dermatitis o erupciones exantemáticas, que suelen desaparecer al suspender el tratamiento. En ocasiones se han descrito casos de intolerancia al alcohol, que cursa con un efecto tipo disulfiram, aunque de forma menos intensa que otras sulfonilureas (Véase Interacciones). Se han descrito casos de reacciones de fotosensibilidad. Es excepcional la presencia de eritema multiforme, síndrome de Stevens-Johnson, eritemna nudoso o dermatitis exfoliativa.
- Analíticas. Se pueden producir un importante y progresivo incremento de la fosfatasa alcalina.
- Generales. Es frecuente el aumento de peso de varios kilos, debido probablemente a un aumento de la liberación de insulina, con la consiguiente activación de la lipogénesis.

SOBREDOSIS :
Síntomas: La sobredosis con glibenclamida da lugar a fenómenos de hipoglucemia. Se puede apreciar lhormigueo en los labios y la lengua, náuseas, vómitos, dolor epigástrico de intensidad moderada, letargia, confusión, agitación o nerviosismo. Puede aparecer un incremento de la actividad simpática, con taquicardia, sudoración, sensación intensa de hambre y temblores. En los casos más graves se han descrito convulsiones, estupor, coma y muerte.
Tratamiento: La hipoglucemia leve o moderada, en la que no existe pérdida de la conciencia se trata con la administración de glucosa por vía oral y el reajuste posológico de la sulfonilurea. Se aconseja monitorizar al paciente hasta lograr una estabilización de su glucemia.
La hipoglucemia severa, aunque es rara, requiere hospitalización. Si aparece coma hipoglucémico, se recurrirá a la administración intravenosa en bolus de glucosa concentrada al 50%, y posteriormente al mantenimiento de los niveles de glucemia con una infusión de glucosa al 10%, de forma que se alcance una glucemia alrededor de 100 mg/dl. En ocasiones puede ser precisa la administración de glucagón o corticoides intravenosos. Se debe monitorizar al paciente durante 3-5 días, debido a la gran semivida de la glibenclamida y a que la hipoglucemia podría recurrir.
La administración de charcoal activado puede reducir la absorción de las sulfonilureas.


REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

- AHFS Drug Information. American Society of Health-system Pharmacists, Bethesda. 44th Edition, 2002.
- British National Formulary. British Medical Association, London. 44th Edition, 2002.
- Drug Facts and Comparisons. Facts and Comparison, Saint Louis. 57th Edition, 2003.
- Martindale. The Complete Drug Reference. Pharmaceutical Press, London. 33th Edition, 2002.
- Micromedex.
- PDR. Thomson, Montvale. 57th Edition, 2003.
- United States Pharmacopoeia, Dispensation Information. 14th Edition, 1994.
- BOT Plus. Consejo General de Colegios Farmacéuticos.

Diciembre 2008

Leave a Reply

*