Hemoglobina glicosilada

La glucosa se une a la hemoglobina en un porcentaje determinado y de manera casi irreversible durante los 120 días de vida de los hematíes. Por tanto, la concentración de la hemoglobina glicosilada (HbA1c) es proporcional a la concentración plasmática media de glucosa durante ese período de tiempo (6-12 semanas previas). Su valor normal oscila entre el 4 y el 7%.
Su principal utilidad es que contribuye a monitorizar de forma global la glucemia en el paciente diabético y sirve de guía al tratamiento, ya que es un excelente predictor de progresión de las complicaciones. De esta forma cuando la HBA1c media anual es 1,7 veces mayor que el límite superior (aproximadamente el 12%), se producen complicaciones en la mayoría de los casos.
Cuando es superior al 7% en 2 determinaciones consecutivas debe considerarse un cambio en la estrategia de tratamiento de la diabetes.
Para su correcta valoración debe tenerse en cuenta que la HbA1c puede aumentar en:

Así mismo, puede disminuir en:

  • Presencia de HbS, HbC y HbD
  • Anemia hemolítica
  • Pérdida hemática aguda o crónica
  • Embarazo
  • Toma de grandes cantidades de vitaminas C y E

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*