Hemorragia digestiva aguda

La hemorragia digestiva se define como la extravasación de sangre a cualquier nivel del aparato digestivo, que alcanza la luz esófago-gástrica, intestinal o colónica. Cuando el sangrado ocurre en cantidad suficiente para ser detectada macroscópicamente se configura el cuadro de hemorragia digestiva aguda, la cual, por su magnitud o persistencia, puede poner en peligro la vida del paciente.

HEMORRAGIA DIGESTIVA ALTA
El sangrado tiene su origen proximálmente al ángulo de Treitz

Diagnóstico diferencial y signos característicos

Enfermedad ácido-péptica
ERGE, gastritis, úlcera gástrica, úlcera duodenal, duodenitis

Sospecha: pirosis, epigastralgia, dispepsia, distensión abdominal, sensación de pesantez, presencia de gases.
Confirmación: medios de diagnóstico correspondientes a cada patología.

Varices esofágicas

Sospecha: cirrosis hepática, esplenomegalia, grandes venas dilatadas en abdomen superior.
Confirmación: esofagogastroscopia que demuestra una mucosa varicosa con sangre situada distalmente en el estómago.

Mallory-Weiss

Sospecha: vómitos intensos seguidos de exppulsión de sangre de color rojo vivo.
Confirmación: la esofagogastrocopia demuestra el desgarro.

HEMORRAGIA DIGESTIVA BAJA
Sangrado distal al ángulo de Treitz

Diagnóstico diferencial y signos característicos

Divertículo de Meckel
Adolescentes y adultos jóvenes

Sospecha: habitualmente asintomático, o anemia y rectorragias sin hematemesis.
Confirmación: gammagrafía con hematíes marcados con Tecnecio que demuestra al isótopo en la luz intetina; laparotomía

Enfermedad inflamatoria intestinal (EII)
Adolescentes, adultos jóvenes y menores de 60 años

Sospecha:
Colitis Ulcerosa (CU). Afecta fundamentalmente a recto y sigma pudiendo extenderse en sentido proximal y de forma continua al resto del colon. Características de afectación: continua y superficial.
Enfermedad de Crohn (EC). Puede afectar todo el intestino, desde la boca al ano. Localización preferente en ileon terminal, colon y ano. Características de afectación parcheada y transmural. Se habla de colitis indeterminada cuando resulta imposible diferenciar ambas entidades (10% de los casos).
Confirmación: En la CU la colonoscopia con biopsia de la mucosa es la exploración diagnóstica de elección, con ella se detectan casi todos los casos. El enema opaco tiene menos utilidad. En la EC el tránsito intestinal es la prueba diagnóstica más importante ya que el 80% de los pacientes presentan afectación del intestino delgado.

Pólipos
Adolescentes, adultos jóvenes y mayores de 60 años

Sospecha: clínica de estenosis, por los pólipos pediculados situados cerca del píloro fundamentalmente, que hacen una especie de tapón. Otros son asintomáticos. Cuadros de hemorragia digestiva o anemias cuando se ulceran, y sangran.
Confirmación: endoscopia y/o radiología.

Hemorroides
Adultos menores de 60 años

Sospecha: sensación de ardor en el recto, comezón, humedad anal constante, dolor, sangrado al evacuar (aunque no siempre sangra), manchado de la ropa interior y sensación de salida de alguna protuberancia por el recto.
Confirmación: examen clínico del recto y del ano. Para descartar la posibilidad de un cáncer se recomienda practicar un examen radiográfico con enema opaco y, posiblemente, una sigmoidoscopia.

Fisura anal
Adultos menores de 60 años

Sospecha: dolor intenso al defecar, sangrado y ardor.
Confirmación:observación de la úlcera.

Divertículos
Adultos

Sospecha: 80% asintomático. Dolor abdominal continuo o intermitente, por lo general de poca intensidad y localizado en la parte baja del abdomen, sobre todo del lado izquierdo. Suele aliviarse con la evacuación y/o expulsión de gases y empeorar luego de la ingestión de alimentos. Puede observarse también alternancia en el ritmo de las deposiciones (estreñimiento y/o diarrea), distensión del abdomen, necesidad imperiosa de evacuar y expulsión de mocos con las heces. Palpación del colon como una masa alargada, de consistencia elástica y dolorosa a la presión y a la movilización.
Confirmación:

Cáncer
Adultos menores de 60 años. Ano, colon, esófago, estómago, hígado, intestino delgado, páncreas, recto, vesícula biliar, vías biliares extrahepáticas, tumores carcinoides gastrointestinales

Sospecha: Dolor abdominal o molestias gástricas inespecíficas. Pérdida injustificada de peso. Digestiones pesadas, saciedad precoz. Nauseas y/o vómitos. Astenia.
Anorexia. Disfagia o reflujo gástrico. Masa abdominal. Cambio en la coloración de las heces (heces oscuras)

Malformaciones arterio-venosas
Adultos menores de 60 años

Sospecha: Tumores vasculares: hemangiomas, sarcoma de Kaposi, angiosarcoma.
Asociadas a enf congénitas o sistémicas: Sd Weber Rendu Osler, Sd Turner; Calcinosis, Sd CREST, Esclerosis Sistémica, Sd Ehler- Danlos.
Lesiones esporádicas o adquiridas: angiodisplasias, ectasia vascular inducida por radiación, lesión de Dielafoy.

Angiodisplasias
Adultos mayores de 60 años

Sospecha: hemorragia brusca, indolora, tiende a ser intermitente y no suele ser masiva: se manifiesta como sangrado de origen oculto.

Colitis isquémica
Adultos mayores de 60 años

Sospecha:Dolor abdominal, Sangre en las heces (puede ser de color rojo rutilante o marrón), Diarrea, Fiebre, Vómitos
Confirmación:Colonoscopia o sigmoidoscopia flexible, Tomografía computarizada (TC).

Cáncer de colon
Adultos mayores de 60 años

Sospecha: El cáncer colorrectal no suele dar síntomas hasta fases avanzadas. Cuando aparecen, los síntomas y signos son variables e inespecíficos: hemorragia rectal, cambios en las defecaciones y dolor abdominal. La presencia de síntomas notables o la forma en que se manifiestan depende un poco del sitio del tumor y la extensión de la enfermedad:
Cáncer de colon derecho: dolor abdominal, síndrome anémico y, ocasionalmente, la palpación de un tumor abdominal.
Cáncer de colon izquierdo: Por ser más estrecho, el dolor cólico en abdomen inferior puede aliviarse con las defecaciones. Es más probable que estos pacientes noten un cambio en las defecaciones y eliminación de sangre roja brillante (rectorragia) condicionados por la reducción de la luz del colon. Puede ocluirse la luz intestinal (obstrucción intestinal) con dolor cólico, distensión abdominal, vómitos y cierre intestinal.
Cáncer de rectosigma: al concentrarse las heces a medida que atraviesan el colon transverso y el colon descendente, los tumores localizados a este nivel tienden a impedir su paso al exterior, lo que origina un dolor abdominal tipo cólico, a veces con obstrucción intestinal (ileo obstructivo) e incluso con perforación intestinal. Es frecuente la rectorragia, tenesmo rectal y disminución del diámetro de las heces. Sin embargo, la anemia es un hallazgo infrecuente. A veces la rectorragia y el tenesmo rectal son síntomas frecuentes de hemorroides, pero ante una rectorragia con o sin trastornos del hábito intestinal (diarrea o estreñimiento) es preciso realizar un tacto rectal y una proctosigmoidoscopia. Uretritis, cuando el tumor se encuentra muy cerca de la uretra y puede comprimirla y originar infecciones recurrentes urinarias. Si sobrepasa los límites de la pared rectal, síntomas urinarios atribuibles a invasión vesical como hematuria y polaquiuria. Si aparece una fístula rectovesical hay neumaturia e infecciones urinarias recidivantes.
Confirmación: examen de sangre oculta en heces (SOH), Colonoscopia, Sigmoidoscopia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*