Hidatidosis (equinococosis hidatídica)

Parasitismo causado por larvas (hidátides) de cestodos del género Echinococcus, principalmente de E. granulosus. La localización de las larvas en órganos como el hígado, pulmón, bazo, riñón, músculo, etc., así como el carácter crónico de la parasitosis, propician el desarrollo de una importante respuesta inmunitaria de tipo humoral. Estos anticuerpos van dirigidos frente a antígenos parasitarios, tanto de tipo somático como metabólico (al menos 21 tipos diferentes), que se producen y concentran en el quiste hidatídico, desde donde difunden a los tejidos circundantes provocando la estimulación antigénica. La detección y caracterización de esta respuesta inmunitaria humoral es la base del diagnóstico de laboratorio de la hidatidosis humana.

Diagnóstico microbiológico

EXAMEN DIRECTO
La observación microsópica directa de arenilla hidatídica y otros elementos hidatídicos como restos de membranas, protoescólices, ganchos, etc., tiene carácter excepcional pues estas muestras se obtienen a partir de una vómica hidatídica o del contenido de quistes hidatídicos. No obstante, en el caso poco probable de disponer de este tipo de muestras, la confirmación del diagnóstico resulta sencilla.
DIAGNÓSTICO SEROINMUNOLÓGICO
Como se indicó anteriormente, por determinación de anticuerpos frente a antígenos específicos, mediante diferentes pruebas serológicas: ELISA, hemaglutinación indirecta, aglutinación de látex, inmunoelectroforesis (poco empleada en la actualidad) (arco «5» de Capron et al), contrainmunoelectroforesis (también poco empleada) (electrosinéresis).
INTRADERMOREACCIÓN (de interés histórico).

Alteraciones analíticas

HEMOGRAMA
Eosinofilia moderada frecuentemente. Cuando se infecta el quiste, la eosinofilia suele desaparecer si la leucocitosis es pronunciada. Al vaciarse espontáneamente el quiste (vómica, etc.), puede aumentar la eosinofilia.
VSG
Normal si el quiste está cerrado y no infectado. En los casos de localización hepática puede observarse colostasis disociada (aumento de la fosfatasa alcalina y GGT sin aumento de la bilirrubina) indicativa de lesión ocupacional intrahepática.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*