Hierro sérico

El hierro es un oligoelemento utilizado en la síntesis de la hemoglobina y otras heminas celulares. Su absorción intestinal se realiza en el duodeno y en las primeras porciones del yeyuno, y es transportado por la transferrina y almacenado intracelularmente en forma de ferritina. La concentración normal del hierro contenido en el plasma -unido a la transferrina- es de 80-150 microg/dl en el varón y de 60-140 microg/dl en la mujer.
Sus concentraciones en plasma son variables según el sexo -ya reflejado en los distintos valores de la normalidad-, la edad -más alto en la pubertad-, el momento del día -mayor por la mañana-, el tono vegetativo y el tipo de alimentación.
Los lugares de depósito de hierro son los hepatocitos (depósitos parenquimatosos de hierro) y el sistema mononuclear fagocítico (depósitos reticulares de hierro). Las concentraciones de ferritina sérica (de 40-375 ng/l en el varón; 10-170 ng/l en la mujer premenopáusica y 25-280 ng/l en la postmenopáusica) reflejan los depósitos totales de hierro del organismo, pero ha de tenerse en cuenta que los procesos inflamatorios o las enfermedades causantes de necrosis hepatocelular producen una elevación de la ferritinemia por encima de los valores que corresponderían a los depósitos del metal.

Hipersideremia

Puede observarse en:

  • Hemocromatosis idiopática: enfermedad genética de herencia autosómica recesiva que se caracteriza por un incremento de la absorción de hierro en el tubo digestivo y depósito del mismo en distintos órganos: hígado, páncreas, tiroides, adrenales, adenohipófisis, con las consiguientes anomalías funcionales (principalmente cirrosis hepática y diabetes)
  • Aporte exógeno excesivo de hierro, fundamentalmente administración intramuscular o intravenosa (preparados farmacológicos, transfusiones repetidas de hematíes, etc.). La sobrecarga de hierro por aporte oral de suplementos no se suele producir, ya que cuando los valores de hierro en el organismo son adecuados disminuye su absorción
  • Anemias hemolíticas y anemias que cursan con hemolisis intramedular (megaloblásticas, sideroblásticas, talasemia) y aplasia medular
  • Hepatopatias parenquimatosas agudas y crónicas; no se observa en los procesos colestásicos (en las hepatopatías no colestásicas la relación hierro/cobre es alta, mientras que la relación se invierte en las colestásicas)
  • Porfiria hepatocutánea tarda, en algunos casos
  • Utilización de anticonceptivos orales con progesterona

Hiposideremia

Se observa hiposideremia en:

  1. Anemia ferropénica. Es la causa más frecuente y puede originarse por:
    • Disminución de la absorción de hierro (gastrectomía, enfermedad celíaca, etc.)
    • Aumento de la pérdidas: hipermenorrea, sangrado crónico digestivo (ulcus, hernia de hiato, tumores de colon, etc.)
    • Disminución marcada de ingesta de hierro (dieta vegetariana estricta)
    • Aumento de las necesidades (por embarazo y lactancia)
  2. Anemia inflamatoria crónica:infecciones, colagenopatías, procesos inflamatorios en general y neoplasias. Se distingue de la anterior por cursar con transferrina baja y ferritina normal o alta. No existe ferropenia real sino una mala utilización del hierro por secuestro en el sistema mononuclear fagocítico (antiguamente llamado sistema reticuloendotelial o SRE)
  3. Síndrome nefrótico, por pérdida renal de transferrina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*