Infección urinaria (ITU)

Presencia y multiplicación de bacterias en el tracto urinario con invasión de tejidos adyacentes, que se manifiesta por bacteriuria (bacterias en la orina). Se clasifica, según su localización anatómica, en alta (pielonefritis) o baja (cistitis, utretritis o prostatitis).

  • Bacteriuria significativa: presencia de un número de bacterias que indican infección urinaria en orina correctamente obtenida y no contaminada. Es un término microbiológico y que se determina mediante urocultivo. Este número dependerá de la edad, sexo y condiciones del paciente y de la técnica recogida así como del microorganismo aislado.
  • Bacteriuria asintomática: presencia de 100.000 o mas bacterisa por mililitro de orina en ausencia de signos de infección.
  • Síndrome uretral agudo: cuadro que cursa con síntomas de ITU y piuria y con un recuento bacteriano bajo (100-10.000 bacterias/ml).

Diagnóstico microbioloógico

EXAMEN MICROSCÓPICO
Es de muy poco valor. La presencia de más de una bacteria por campo en una preparación de 10 microl. de orina en 1 cm2 teñida mediante el método de Gram, sin células epiteliales, es indicativa de bacteriuria significativa. Sí es de gran valor el examen microsópico cuantitativo, que permite detectar piuria (indicativo de inflamación) y células epiteliales descamativas (indicativo de contaminación).

CULTIVO
Es el método de elección. Se debe realizar cultivo cuantitativo de la orina (urocultivo). El resultado se expresa en unidades formadoras de colonias por mililitro (UFC/ml). En general, se considera bacteriuria significativa cuando los recuentos son iguales o superiores a 100.000 UFC/ml (número de Kass) en muestra obtenida de la porción media de la micción. Este criterio ha sido modificado según el sexo, edad y condiciones del pacientes, el método de obtención de la muestra y el tipo de microorganismo aislado. Así, se considera bacteriuria significativa en mujeres en orina obtenida de la porción media de la micción: recuentos superiores a 100.000 UFC/ml de bacilos gramnegativos de desarrollo rápido o recuentos entre 10.000 y 100.000 UFC/ml de grampositivos, levaduras y bacterias de crecimiento lento. En mujeres asintomáticas, más de una muestra de orina con recuentos superiores a 100.000 UFC/ml indica bacteriuria asintomática. En varones, recuentos superiores a 1.000 UFC/ml son indicativos de bacteriuria significativa. Recuentos inferiores deben considerarse bacteriuria significativa en los siguientes casos: lactantes, niños y algunos pacientes (cateterizados, en tratamiento con agentes antimicrobianos, los que ingieren gran cantidad de líquido, los sintomáticos, con obstrucción urinaria y pacientes con pielonefritis adquirida por diseminación hematógena). En orina obtenida por cateterización se considera bacteriuria significativa recuentos superiores a 100 UFC/ml. Cualquier recuento se considera significativo cuando la orina se obtiene mediante punción suprapúbica. Piuria estéril es la presencia de leucocitos en orina sin desarrollo de microorganismos en el urocultivo. Puede deberse a causas infecciosas y no infecciosas. Entre las casusa infecciosas se refieren microorganismos que no pueden ser detectados en el urocultivo de rutina (Mycobacterium, Leptospira, Chlamydia, bacterias anaerobias, hongos, etc.). Cuando se sospecha alguno de estos agentes etiológicos se debe comunicar al Servicos de Microbiología para análisis con medios de cultivo o técnicas adecuadas.
HEMOCULTIVO
Indicado en caso de pielonefritis.

Alteraciones analíticas de interés

HEMOGRAMA
En los casos no complicados (cistitis) suele observarse hemograma normal, neutrofilia o ligera leucocitosis. En los casos con afectación de vias urinarias altas (pielonefritis) se evidencia leucocitosis manifiesta con desviación izquierda.
ORINA
Leucocituria en todos los casos más o menos intensa en función del grado de infección. Puede observarse en los casos más graves la presencia de piuria (exceptuando la mujer embarazada). La falta de evidencia de bacteriuria en el sedimento ante una clínica que sugiere infección urinaria no excluye el diagnóstico; sin embargo, es mucho más indicativa la presencia de leucocituria. En las mujeres con infección urinaria de vías bajas es relativamente frecuente la coexistencia de microhematuria e incluso de hematuria macrosópica (cistitis hemorrágica) que cede rápidamente con el tratamiento antibiótico adecuado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*