Legionelosis (enfermedad de los legionarios)

Enfermedad neumónica causada por Legionella pneumophila y en raras ocasiones, por otras especies de Legionella.

Diagnóstico microbiológico

EXAMEN MICROSCÓPICO
Legionella se tiñe mal mediante la tinción de Gram y hay que utilizar otras tinciones como la de plata de Dieterle o la tinción de Giménez para su visualización y diferenciación en muestras respiratorias, aunque su valor es escaso en muestras muy contaminadas. La técnica más utilizada para la detección de Legionella en muestras respiratorias es la inmunofluorescencia directa utilizando anticuerpos monoclonales marcados con fluoresceína.
DETECCIÓN DE ANTÍGENO EN ORINA
Se han desarrollado pruebas comerciales (EIA, inmunocromatografía) que permiten la detección de antígeno de Legionella pneumophila serogrupo 1 en orina donde se excreta en la fase aguda de la enfermedad. Si la neumonía es causada por otro serogrupo o especie de Legionella el antígeno no puede detectarse. No obstante, el serogrupo 1 de L. pneumophila es el responsable de la mayor parte de los casos de legionelosis.
CULTIVO
Legionella no crece en medios ordinarios y requiere medios especiales como el medio BCYE (agar tamponado pH 6,9 con carbón activo y extracto de levadura). En este medio Legionella da lugar a colonias visibles después de 3 o 5 días de incubación. Este medio se puede hacer selectivo mediante la adición de antibióticos.
BIOLOGÍA MOLECULAR
Por el momento, no hay pruebas comerciales fiables para la detección de secuencias genéticas de Legionella en muestras clínicas, tal y como existen para su determinación en muestras de agua.
DIAGNÓSTICO SEROINMUNOLÓGICO
La prueba serológica más utilizada para la detección en suero de anticuerpos frente a la Legionella es la inmunofluorescencia indirecta. Valores mayores o iguales a 1/128 tienen valor diagnóstico. El problema es que este valor puede aparecer a las 2 o 3 semanas del comienzo de la enfermedad por lo que tiene valor retrospectivo. También se considera diagnóstico un aumento de 4 o más veces el nivel de anticuerpos en dos muestras en suero obtenidas con 2 o 3 semanas de separación.

Alteraciones analíticas

VSG
Acelerada notablemente ya desde el principio.
HEMOGRAMA
En general leucocitosis entre 10.000 y 15.000/microl con desviación izquierda.
QUÍMICA HEMÁTICA
Hiponatremia frecuente. Urea y creatinina, a veces altas, dependiendo del grado de afectación renal. PRUEBAS HEPÁTICAS alteradas, con elevación discreta de transaminasas y fosfatasa alcalina y bilirrubina. Elevación de LDH y CPK. Hipoalbuminemia.
ORINA
Microhematuria con proteinuria y cilindruria en un tercio de los casos. En ocasiones, mioglobinuria masiva que puede originar insuficiencia renal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*