Leptospirosis (enfermedad de Weil)

Conjunto de enfermedades causadas por distintas especies del género Leptospira interrogans. Entre ellas destaca la fiebre icterohemorragica o enfermedad de Weil (causada por el serotipo icterohaemorragiae), la fiebre Fort Bragg o erupciones pretibiales (producidas por el serotipo autumnalis) y la fiebre del porquero (producida por el serotipo pormona).

Diagnóstico microbiológico

EXAMEN MICROSCÓPICO
El examen en fresco mediante microscopio de campo oscuro y las perforaciones teñidas mediante tinción de Gram o de plata son poco sensibles y específicos para detectar L. interrogans en muestras clínicas. Más específica pero también poco sensible es la inmunofluorescencia directa utilizando anticuerpos monoclonales.
CULTIVO
L. interrogans se puede cultivar en medio especiales, como por ejemplo el medio de Fletcher a partir de LCR, sangre y orina, aunque el cultivo es lento (hasta 4 meses) a partir de LCR y sangre en los primeros días de infección y a partir de orina entre la segunda semana y los 3 meses de infección.
BIOLOGÍA MOLECULAR
Detección mediante hibridación con sondas de ácidos nucleicos pero es poco sensible. Las técnicas de amplificación de anticuerpos nucleicos son más sensibles pero aún no existen pruebas comercializadas.
DIAGNÓSTICO SEROINMUNOLÓGICO
Pruebas de microaglutinación. Utiliza leptospiras vivas por lo que sólo se realiza en centros de referencia.
Las aglutininas aparecen a partir de la primera semana de enfermedad pero se puede retrasar varios meses. Se considera positivo un nivel superior 1/100, aunque puede alcanzar niveles mucho mayores (1/25.000 o más). También se ha utilizado la hemaglutinación indirecta y ELISA, esta última permite la detección de anticuerpos IgM específicos de infección presente. El tratamiento antibiótico puede afectar la respuesta de anticuerpos.

Alteraciones analíticas de interés

HEMOGRAMA
Leucocitosis con neutrofilia y linfopenia relativa y/o absoluta. El tránsito a la curación se marca por linfocitosis. Anemia ligera, moderada o progresiva de origen multifactorial (hemorragias, presencia de hemolisinas, etc.). Trombocitopenia frecuente.
QUÍMICA HEMÁTICA. Hiperbilirrubinemia de tipo directo. No existe correlación entre la magnitud de la bilirrubinemia y la gravedad. Las transaminasas, a diferencia de las hepatitis virales, se elevan sólo discretamente, lo que unido a la elevación de la CPK (origen musculoesquelético) ayuda al diagnóstico.
ORINA
Proteinuria típicamente positiva. A veces microhematuria y cilindruria.
VSG
Notablemente acelerada a partir del tercer día. Este dato tiene un importante valor diferencial en el diagnóstico frente a otras causas infecciosas de ictericia, hasta el punto de que una VSG normal es suficiente para excluir el diagnóstico de enfermedad de Weil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*