Levulosuria (fructosuria)

La presencia de levulosa (fructosa) -llamada así por su acción levógira sobre la luz polarizada- en la orina puede dar lugar a confusiones con la glucosuria diabética. Ocurre en:

  • Intolerancia a la fructosa, anomalía congénita y hereditaria de rara presentación, relacionada con un “error del metabolismo” por carencia de un enzima específico en el hígado (aldolasa B). Hay inhibición de la glucogenolisis y la gluconeogénesis; generalmente cursa con hipoglucemia, ictericia y cirrosis.
  • Deficiencia de fructosa-1,6-difosfatasa: se produce una inhibición de la gluconeogénesis y cursa con hipoglucemia, acidosis láctica, coma y cetosis.
  • Fructosuria esencial: condición benigna por déficit de fructocinasa. Cursa con aumento de fructosa en sangre y orina.
  • Levulosuria alimenticia, es decir, ante la ingestión de una cantidad importante de este azúcar, de uvas o miel. Se ha dado como hallazgo característico de los enfermos con insuficiencia hepática, y propuesta como prueba funcional, pero hay que tener en cuenta que muchos individuos normales (sobre el 10% de la población) eliminan cierta cantidad de levulosa por la orina si ingieren 100 g de dicho azúcar. Sólo tiene interés, por tanto, la determinación cuantitativa.
  • En la Diabetes sacarina grave, acompañando la glucosuria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*