Parotiditis (paperas)

Enfermedad producida por el virus de la parotiditis (paramyxovirus) y ocasionalmente por otros virus como influenza, parainfluenza o algunos enterovirus. Se caracteriza por la inflamación de las glándulas parótidas.

Diagnóstico microbiológico

EXAMEN MICROSCÓPICO
Es posible la detección de antígenos virales en células exfoliativas de tracto respiratorio superior mediante inmunofluorescencia.
CULTIVO
Aislamiento del virus en líneas celulares específicas (H292 de carcinoma mucoepidermoide pulmonar humano) a partir de muestras de saliva, orina o faringe. Demostración de efecto citopático, producción de sincitios y tinción con anticuerpos específicos.
DIAGNÓSTICO SEROINMUNOLÓGICO
Detección de anticuerpos IgM (infección aguda) o demostración de seroconversión de IgM entre sueros de fase aguda y convaleciente. Se utiliza también para el conocimiento del estado inmunitario. Se pueden utilizar técnicas de inhibición de la hemaglutinación, ELISA, inmunofluorescencia, hemolisis en gel. En meningitis, IgG e IgM en el LCR.
BIOLOGÍA MOLECULAR
La amplificación del ARN viral mediante RT-PCR es útil en meningitis. Sólo se realiza en centros muy especializados.

Alteraciones analíticas de interés

HEMOGRAMA
Leucopenia inicial seguida de ligera leucocitosis con linfocitosis. Los monocitos aumentan en la fase intermedia. Los eosinófilos no desaparecen y a veces se presnta una creciente eosinofilia. En los casos de orquitis, leucocitosis con neutrofilia.
VSG generalmente normal, a diferencia de lo que ocurre en la parotiditis supurada, secundaria a procesos sépticos donde se observan elevaciones importantes.
BIOQUÍMICA
La amilasa se encuentra aumentada en sangre y orina haya o no pancreatitis asociada. La lipasa, por el contrario, es normal. Sí se presenta, como complicación, afectación pancreática («pancreatitis urliana»), suben entonces mucho más las cifras de amilasemia y amilasuria, así como la lipasa pancreática.

Recomendaciones

En epidemias la evidencia clínica suele ser suficiente para el diagnóstico. En casos esporádicos se recomienda aislamiento viral y/o serología. En estos casos es importante el diagnóstico diferencial por las posibles complicaciones de la parotiditis, entre las que las orquitis y epididimitis son relativamente frecuentes. En meningitis, IgG en el líquido cefalorraquídeo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*