Prevención del abuso se sustancias en ancianos

La dependencia del alcohol y las drogas en ancianos puede reducirse. En primer lugar, la prevención debe comenzar con el patrocinio de instituciones públicas y privadas de mejores planes previos a la jubilación que tengan en cuenta el futuro papel y el empleo constructivo del tiempo, incluyendo información en el consumo de sustancias de los empleados. Las comunidades y las organizaciones de jubilados y los periódicos pueden promover el abandono del tabaquismo y la moderación del consumo de alcohol.
Los proveedores de salud y los asistentes sociales pueden brindar consejos e información acerca de los efectos adversos de alcohol y el tabaco sobre la salud y el comportamiento, y los programas para dejar de fumar y reducir el consumo de alcohol pueden ser más accesibles. Los médicos necesitan fromación continua sobre la prescripción conservadora de fármacos psicoactivos y la detección de los pacientes para un reconocimiento más temprano de la dependecnia de alcohol y las benzodiazepinas. La mejora del entorno institucional para los ancianos debe hacer hincapié en alternativas para la sedación y el control del comportamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*