Prueba de esfuerzo

El ejercicio constituye una prueba de esfuerzo fisiológico muy utilizada para poner al descubierto anomalías cardiovasculares que no se manifiestan en reposo, así como para determinar la idoneidad de la función cardíaca.treadm_1 La electrocardiografía (ECG) de esfuerzo es una de las técnicas no invasivas más utilizadas para evaluar a los pacientes con un trastorno cardiovascular posible o confirmado. Esta prueba se utiliza fundamentalmente para establecer un pronóstico y determinar la capacidad funcional, la probabilidad y la extensión de una enfermedad arterial coronaria (EAC), y los efectos del tratamiento. Las mediciones hemodinámicas y ECG, combinadas con técnicas auxiliares como la gasometría metabólica, la gammagrafía nuclear y la ecocardiografía, complementan la información obtenida con la prueba de esfuerzo en pacientes seleccionados.

Fisiología del ejercicio

Protocolos de ejercicio

Mediciones electrocardiográficas

Mediciones no electrocardiográficas

Aplicaciones diagnósticas de la prueba de esfuerzo

Prueba de esfuerzo para determinar el pronóstico

Arritmias cardíacas y trastornos de la conducción

Aplicaciones clínicas específicas

Seguridad y riesgos de la prueba de esfuerzo

Directrices sobre la prueba de esfuerzo

Referencias

Chaitman BR. Prueba de esfuerzo. En: Zipes DP, Libby P, Bonow RO y Braunwald E, coordinadores. Tratado de Cardiología. 7ª ed. Madrid: Elsevier; 2006. p. 153-79.

2009

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*