Pruebas funcionales hepáticas

Las llamadas pruebas de función hepática son una serie de tests que pueden alterarse en las distintas enfermedades hepatobiliares. Algunas de ellas no son específicas y pueden alterarse también en otras situaciones patológicas distintas de las enfermedades hepáticas; además, debe tenerse en cuenta que los rangos de normalidad de estas pruebas corresponden a los valores que tienen el 95% de las personas sanas.
Podemos clasificar las pruebas hepáticas en tres grandes grupos: a) pruebas indicativas de la existencia de una enfermedad hepática (aunque carentes de completa especificidad), b) pruebas que valoran la alteración global o selectiva de lagunas funciones hepáticas, y c) tests utilizados en el diagnóstico de las enfermedades hepatobiliares.

Tests biológicos de enfermedad hepatobiliar

Transaminasas
Fosfatasa alcalina
Gammaglutamiltranspeptidasa y 5-nucleotidass
Bilirrubina

Tests de función hepática

La estimación global de la función hepática puede medirse con parámetros de laboratorio relativamente sencillos. Uno de los más usados, mencionado anteriormente (la bilirrubina), tiene el inconveniente de su inespecificidad, porque también se eleva en enfermedades colestásicas, en las que la función hepática puede no estar afectada.

Albúmina
Tiempo de protrombina
Amoníaco
Ácidos biliares
Otros tests cuantitativos de función hepática (prueba de la bromosulftaleína, verde de indociana, capacidad de eliminación de galactosa, test del aliento con aminopirina, MEGX, aclaramiento de antipirina, aclarameinto de cafeína).

Tests utilizados en el diagnóstico de las enfermedades hepáticas

En la práctica clínica se utiliza una gran variedad de pruebas de laboratorio para investigar la causa de alteraciones en las pruebas hepáticas y para tipificar etiopatogénicamente la lesión del hígado. A continuación se mencionan las más utilizadas. Aunque estos tests pueden ayudarnos a investigar la causa de una enfermedad hepática, nunca deben sustituir, ni preceder,a una anamnesis y una exploración física detalladas. La enfermedad hepática alcohólica o la toxicidad farmacológica no se diagnostican por medio de estas pruebas de laboratorio.

Marcadores de hepatitis virales (hepatitis A, B, C, D)
Hemocromatosis idiopática
Enfermedad de Wilson
Hepatitis autoinmune
Cirrosis biliar primaria
Colangitis esclerosante primaria
Déficit de alfa1-antitripsina
Esteatohepatitis no alcohólica
Cirrosis
Hepatocarcinoma

Valoración de las principales alteraciones de las pruebas de función hepática

Elevaciones ligeras de los valores de transaminasas
Elevaciones importantes de transaminasas
Elevación de bilirrubina conjugada y de enzimas de colestasis
Hiperbilirrubinemia aislada

Referencias

Herrero JI, Prieto JMª. Pruebas funcionales hepáticas. En: Prieto JMª, coordinador. La clínica y el laboratorio. 20ª ed. Barcelona: Masson; 2006. p. 301-16.

2010

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*