Adolfoneda

Web del Dr. Adolfo de la Peña
Home » Medicamentos » Quetiapina

Quetiapina

septiembre 7th, 2008 Posted in Medicamentos

Especialidades:
SEROQUEL (25 mg. 6 compr., y 100, 200 y 300 mg. 60 compr.)
QUENTIAX
SEROQUEL PROLONG

ACCION Y MECANISMO :
- Antipsicótico. La quetiapina es una dibenzotiazepina estructuralmente relacionada con clozapina y olanzapina. Se comporta como antagonista de los receptores 5-HT2, mostrando una afinidad mucho menor por los receptores D2, lo que hace que tenga muchos menores efectos secundarios extrapiramidales e hiperprolactinémicos que otros antipsicóticos típicos. Además de su capacidad antagonista 5-HT2, presenta gran afinidad por receptores alfa1 y H1, una afinidad apreciable para los muscarínicos y benzodiazepínicos, y baja afinidad por alfa2.
Mejora considerablemente los síntomas positivos. También mejora en cierta medida los síntomas negativos.
No se ha verificado en ensayos clínicos ciegos la eficacia a largo plazo de quetiapina en la prevención de las recaídas. En ensayos abiertos, quetiapina fue efectiva en el mantenimiento de la mejoría clínica durante la terapia de mantenimiento en pacientes que mostraron una respuesta inicial al tratamiento, lo que sugiere una eficacia a largo plazo.
Quetiapina tiene importantes efectos sedantes.

FARMACOCINETICA :
Vía oral:
- Absorción: Buena absorción oral, pero intenso efecto de primer paso (biodisponibilidad 9%). La Tmax con formas de liberación inmediata es de 1,5 h, mientras que en liberación prolongada aumenta a 6 h. Ambas formas dan lugar a AUC similar, pero Cmax fue 13% mayor en formas de liberación prolongada.
Alimentos: No afectan absorción de las formas de liberación inmediata. Sin embargo, una comida rica en grasa aumentó Cmax (50%) y AUC (20%). La comida pobre en grasa no tuvo efectos farmacocinéticos.
- Distribución: Unión a proteínas plasmáticas 83%.
- Metabolismo: Intenso en el hígado por CYP3A4. El principal metabolito es la forma N-desalquilada (parcialmente activa), mientras que el resto son inactivos.
Quetiapina y sus metabolitos son inhibidores débiles del CYP1A2, CYP2C9, CYP2C19, CYP2D6 y CYP3A4, pero a Cp muy superiores a las terapéuticas.
- Eliminación: En orina (73%) y heces (21%), como metabolitos (<5% inalterado). La t1/2 es 7 h (quetiapina) y 12 h (N-desalquil-quetiapina).
Farmacocinética en situaciones especiales:
- Ancianos: CLt es 30-50% menor que en pacientes de 18-65 años.
- Insuficiencia renal: En pacientes graves (CLcr < 30 ml/min) el CLt disminuyó un 25%, pero no fue significativo.
- Insuficiencia hepática: CLt disminuye un 25% en caso de enfermedad hepática. Se esperan niveles elevados en estos pacientes.

INDICACIONES :
- ESQUIZOFRENIA. Tratamiento de la esquizofrenia.

- Tratamiento de los episodios maníacos moderados a graves asociados al trastorno bipolar.
Quetiapina se ha asociado en ocasiones con valproato sódico o litio, siendo bien tolerada aunque los datos son muy limitados. Se apreció un efecto aditivo a partir de la 3ª semana de tratamiento, aunque no a partir de la 6ª semana. No hay datos de eficacia combinada a más largo plazo.

- TRASTORNOS BIPOLARES:
* Tratamiento de episodios moderados a graves asociados al trastorno bipolar.
* Tratamiento de episodios de depresión mayor asociados al tratamiento bipolar.
* Prevención de recurrencias en pacientes con trastorno bipolar, en pacientes cuyo episodio maníaco o depresivo ha respondido a quetiapina.

POSOLOGIA :
DOSIFICACIÓN:
- Adultos, oral:

* Comprimidos de liberación inmediata:
a) Esquizofrenia: Inicialmente 50 mg/24 h (día 1), 100 mg/24 h (día 2), 200 mg/24 h (día 3) y 300 mg/24 h (día 4). Dosis de mantenimiento entre 300-450 mg/24 h, aunque según respuesta y tolerabilidad podría oscilar entre 150-750 mg/24 h.
b) Manía: Inicialmente 100 mg/24 h (día 1), 200 mg/24 h (día 2), 300 mg/24 h (día 3) y 400 mg/24 h (día 4). Dosis de mantenimiento entre 400-800 mg/24 h, aunque según respuesta y tolerabilidad podría oscilar entre 200-800 mg/24 h. Los incrementos de la dosis deben ser inferiores a 200mg/24 h.

c) Depresión: Inicialmente 50 mg/24 h (día 1), 100 mg/24 h (día 2), 200 mg/24 h (día 3) y 300 mg/24 h (día 4). Dosis de mantenimiento 300 mg/24 h, aunque podría aumentarse hasta un máximo de 600 mg/24 h. Dosis de 600 mg/24 h no fueron más eficaces que 300 mg/24 h en tratamientos a corto plazo.

d) Prevención de la recurrencia del trastorno bipolar: Mantener la mínima dosis efectiva dentro del rango de dosis de 300-800 mg/24 h en dos tomas.

Suspensión del tratamiento: Gradual en 1-2 semanas, para evitar síndrome de abstinencia.
- Niños y adolescentes menores de 18 años, oral: No se ha evaluado la seguridad y eficacia.
- Ancianos, oral: Pueden necesitar menor dosis y una velocidad de titulación más lenta, especialmente al iniciar el tratamiento.

Posología en situaciones especiales:
- Insuficiencia renal: No requieren ajuste posológico.
- Insuficiencia hepática: Inicialmente 25 mg/24 h (50 mg/24 h en el caso de comprimidos de liberación prolongada). Aumentar posteriormente en 25-50 mg/24 h hasta dosis de mantenimiento.
NORMAS PARA LA CORRECTA ADMINISTRACIÓN:

- Comprimidos de liberación inmediata: Administrar en dos tomas, con o sin alimentos.

- Para pacientes con episodios de depresión se aconseja administrar en una única toma por la noche, para reducir la sedación diurna.

CONTRAINDICACIONES :
- Hipersensibilidad a quetiapina o a cualquier otro componente del medicamento.
- Coadministración con inhibidores del CYP3A4 (antifúngicos azólicos, inhibidores de la proteasa, macrólidos, nefazodona). Riesgo de acumulación y toxicidad (véase Interacciones).

ADVERTENCIAS SOBRE EXCIPIENTES:
- Este medicamento contiene almidón. Los pacientes con alergia al almidón distinta de la enfermedad celíaca no deben tomar este medicamento.

ADVERTENCIAS SOBRE EXCIPIENTES:
- Este medicamento contiene lactosa. Los pacientes con INTOLERANCIA A LACTOSA hereditaria o galactosa, insuficiencia de lactasa de Lapp o malaabsorción de glucosa o galactosa, no deben tomar este medicamento.

PRECAUCIONES :
- HIPOTENSION. Puede dar lugar a hipotensión, incluida hipotensión ortostática, por lo que se recomienda precaución en pacientes con enfermedades cardiovasculares o cerebrovasculares. El riesgo de hipotensión es mayor al inicio de la dosis, por lo que se recomienda titular con cuidado, y si apareciese hipotensión, reducir la dosis o titularla más despacio.
- DEMENCIA. Los pacientes ancianos con psicosis asociada a demencia tratados con antipsicóticos atípicos presentaron un riesgo 3 veces superior de sufrir accidentes cerebrovasculares que pacientes más jóvenes, aunque se desconoce la causa. También se apreció una mayor incidencia de mortalidad por cualquier causa, aunque en estudios con quetiapina el riesgo fue ligeramente superior que con placebo, y la mortalidad era explicable por la propia esperanza de vida, no habiéndose establecido una relación de causalidad. La quetiapina no está indicada en pacientes con psicosis asociada con demencia. Se recomienda valorar individualmente la eficacia y seguridad del tratamiento en pacientes mayores de 75 años o con riesgo elevado de ICTUS.
- EPILEPSIA. Aunque no se ha comunicado mayor incidencia de CONVULSIONES en pacientes tratados con quetiapina, existe riesgo de reducir el umbral convulsionante.
- DIABETES. Monitorizar la glucemia pues podría ocasionar hiperglucemia.
- DISLIPEMIA. Podría aumentar los niveles de triglicéridos y colesterol total, por lo que se recomienda precaución en pacientes con HIPERCOLESTEROLEMIA o HIPERTRIGLICERIDEMIA.
- NEUTROPENIA. Existen comunicaciones post-comercialización muy raras de neutropenia grave (RAN < 500/mcl), especialmente en los dos primeros meses de tratamiento, que solieron resolverse al suspender el tratamiento. La neutropenia era especialmente frecuente en pacientes con recuentos basales bajos o con historial de neutropenia iatrogénica. Si el paciente desarrolla síntomas de infección, se recomienda realizar un recuento de neutrófilos. Si estos son < 1000/mcl, se suspenderá el tratamiento y se vigilará al paciente hasta que lleguen a 1500/mcl.
- EXTRAPIRAMIDALES, SINTOMAS. El antagonismo de receptores D2 se ha asociado con la aparición de una serie de cuadros motores y mentales, denominados síntomas extrapiramidales (parkinsonismo, distonía aguda, acatisia, temblor perioral o discinesia tardía), que suelen ser intolerables para el paciente y en muchas ocasiones hacen que éste suspenda el tratamiento. El riesgo de estos cuadros con quetiapina es muy bajo, debido a sus mínimos efectos antidopaminérgicos, pero no pueden descartarse.
Especial atención merece la DISCINESIA TARDIA, caracterizada por movimientos faciales de mascado y chupado, movimientos coreiformes de las extremidades y distonía del tronco, que pueden ser irreversibles e incluso empeorar al suspender el tratamiento. Si aparece sintomatología de discinesia tardía, se aconseja suspender el tratamiento.
- SINDROME NEUROLEPTICO MALIGNO. La utilización de antipsicóticos ha dado lugar a un cuadro característico idiosincrásico denominado síndrome neuroléptico maligno, y caracterizado por la aparición de hipertermia (>38 ºC), rigidez muscular, temblores, confusión, taquicardia, hipertensión o hipotensión, taquipnea, hipoxia, sudoración, sialorrea, incontinencia urinaria, leucocitosis, acidosis metabólica y aumento de creatín-fosfoquinasa. El riesgo de este síndrome es mayor con los antipsicóticos típicos (especialmente haloperidol), pero se han descrito también casos puntuales con atípicos como quetiapina. Parece ser que el riesgo es mayor con las formas de liberación prolongada. Si bien la incidencia global para todos los antipsicóticos es baja (<3%), su mortalidad es importante (10-25%). Este cuadro suele aparecer rápidamente (en horas o pocos días del inicio del tratamiento) y es independiente de la dosis.
En caso de que aparezca este síndrome se suspenderá el tratamiento y se instaurará un tratamiento sintomático con antipiréticos. Se recomienda hidratar adecuadamente al paciente y controlar la funcionalidad cardiorrespiratoria y renal. También se han empleado agonistas dopaminérgicos y relajantes musculares.
- SINDROME DE QT LARGO. Los antipsicóticos, entre ellos quetiapina, se han relacionado con prolongaciones del intervalo QT. Estos efectos no parecen ser prolongados para quetiapina, pero podrían aparecer en caso de sobredosis. Por lo tanto, se recomienda extremar las precauciones en pacientes con historial de prolongación del intervalo QT, TORSADE DE POINTES o en situaciones que predispongan hacia esta prolongación, como en ancianos o pacientes con INSUFICIENCIA CARDIACA, hipertrofia ventricular, HIPOPOTASEMIA, HIPOCALCEMIA, HIPOMAGNESEMIA o utilización de fármacos prolongadores del intervalo QT o hipokalemiantes (Véase Interacciones).
- SINDROME DE ABSTINENCIA. Se aconseja suspender el tratamiento gradualmente en un período de 1-2 semanas para evitar la aparición de un síndrome de abstinencia con náuseas y vómitos, e insomnio.

- TENDENCIAS SUICIDAS. Los pacientes con depresión tienen un alto riesgo de presentar pensamientos suicidas, que pueden desencadenar autolesiones e incluso suicidio. Este riesgo puede verse incrementado en las primeras semanas de tratamiento con cualquier antidepresivo como consecuencia de que los efectos del fármaco tardan varias semanas en aparecer, y durante este período el paciente podría recuperar un poco el estado de ánimo, y encontrar las fuerzas que le faltaban anteriormente para quitarse la vida. Se ha comprobado que el riesgo de ideas suicidas es mayor en personas mayores, especialmente con demencia, pacientes con historial previo de tentativas suicidas, así como en menores de 25 años, y muy especialmente en niños. El riesgo de suicidio continúa hasta que se produce una remisión significativa de los síntomas.
Los pacientes en tratamiento con quetiapina, al igual que con cualquier otro antidepresivo, deberán ser estrechamente vigilados al iniciar el tratamiento, así como al cambiar la posología. Se debe evaluar periódicamente la eficacia del tratamiento, y si se aprecia un empeoramiento de los síntomas del paciente, se procederá a reevaluarlo.

ADVERTENCIAS SOBRE EXCIPIENTES:
- Este medicamento contiene almidón con gluten, lo que deberá ser tenido en cuenta en pacientes con ENFERMEDAD CELIACA.

ADVERTENCIAS/CONSEJOS :
CONSEJOS AL PACIENTE:
- No suspender bruscamente el tratamiento.
- Advertir al médico y/o farmacéutico los medicamentos que el paciente toma.
- Aconsejar al paciente que se incorpore lentamente, para evitar episodios de hipotensión ortostática.
- Advertir al médico y/o farmacéutico si aparece fiebre, confusión mental, rigidez muscular o movimientos anormales e involuntarios.
- Se recomienda no beber alcohol durante el tratamiento.
- Puede afectar a la capacidad para conducir y manejar maquinaria peligrosa.

- Dividir la dosis diaria en dos tomas, administrándolas con o sin alimentos.

- En pacientes con depresión, tomar en una única toma nocturna.

CONSIDERACIONES ESPECIALES:
>> Se han notificado casos de TEV (incluyendo embolismo pulmonar y trombosis venosa profunda) asociados al uso de medicamentos antipsicóticos. Identificar factores de riesgo antes y durante el tratamiento para establecer las medidas preventivas apropiadas.
>> Los ancianos con psicosis asociada a demencia tratados con antipsicóticos atípicos tuvieron mayor riesgo de muerte, generalmente de origen cerebrovascular, comparado con placebo. No se puede excluir el aumento de este riesgo con otras poblaciones de pacientes.
>> Existe un riesgo potencial de prolongación del intervalo QT con riesgo de arritmias ventriculares. Excluir posibles factores de riesgo, antes y durante el tratamiento.
- La discinesia tardía por antipsicóticos ocurre generalmente con el uso prolongado. Puede no manifestarse hasta pasados meses o años de iniciado el tratamiento. Así mismo, puede remitir espontáneamente o permanecer de por vida.
- Vigilad posibles signos del síndrome neuroléptico maligno (rigidez muscular, hipertermia, estado mental alterado, inestabilidad autonómica y aumento de la creatín-fosfoquinasa). Una reacción adversa infrecuente pero muy grave producida por antipsicóticos. Interrumpid inmediatamente el tratamiento.
- El tratamiento debe suspenderse gradualmente en 1-2 semanas ante el riesgo de síndrome de abstinencia.
- Monitorización:
* Niveles de glucosa (antes de iniciar el tratamiento, cada mes durante los 3 primeros meses, y después cada 6 meses).
* Niveles de lípidos (antes de iniciar el tratamiento, cada mes durante los 3 primeros meses, y después cada 6 meses).
* Peso corporal (cada visita)
* Electrolitos, pruebas de función hepática y renal cada año.
* Niveles de prolactina (si hay síntomas).

INTERACCIONES :
- Alcohol. Podrían potenciarse los efectos neurológicos y motores. Evitar el consumo de bebidas alcohólicas durante el tratamiento.
- Inductores enzimáticos (carbamazepina, fenobarbital, fenitoína, hipérico, rifampicina). Podrían reducir los niveles plasmáticos de quetiapina y sus efectos. Asociar sólo si los beneficios superan los riesgos (si fuera posible sustituir el inductor por un fármaco no inductor), monitorizando la respuesta al tratamiento. Podría requerirse ajustar la dosis de quetiapina, especialmente al cambiar la posología del inductor.
- Inhibidores enzimáticos (antifúngicos azólicos, macrólidos, inhibidores de la proteasa, nefazodona, zumo de pomelo). Riesgo de acumulación y toxicidad por disminución del metabolismo por CYP3A4. Evitar la asociación.
- Prolongadores del intervalo QT (adenosina, antagonistas 5-HT3, antiarrítmicos de clase Ia y III, antidepresivos a altas dosis, ciertos antihistamínicos H1, antipalúdicos, trióxido de arsénico, contrastes de gadolinio, ivabradina, levacetilmetadol, levosimendan, macrólidos, otros neurolépticos, pentamidina, algunas fluoroquinolonas, dasatinib, sunitinib, suxametonio, tacrolimús, vardenafilo). Incremento del riesgo de aparición de arritmias cardíacas graves, tipo torsade de pointes, potencialmente fatales, especialmente en pacientes con hipopotasemia o cardiopatía previa.
Algunos autores recomiendan evitar la asociación. Para otros bastaría con un empleo con precaución, revisando periódicamente la funcionalidad cardíaca y el ECG, eliminando otros factores de riesgo (uso de fármacos hipokalemiantes o inhibidores enzimáticos), y en especial, corrigiendo la hipopotasemia que pudiera existir.
- Tioridazina (suspendida por Farmacovigilancia). Tioridazina incrementó el CLt de quetiapina hasta un 70%.
No se han encontrado interacciones farmacocinéticas al asociar con imipramina (inhibidor CYP2D6), fluoxetina (inhibidor CYP3A4 moderado y CYP2D6), cimetidina (inhibidor CYP3A4), litio, risperidona, haloperidol o valproato.

ANALISIS CLINICOS :
- Colesterol. Aumento poco frecuente (0,1-1,0%) del colesterol total.
- Creatín-fosfoquinasa. Incrementos raros (0,01-0,1%).
- Eosinófilos. Aumentos poco frecuentes (0,1-1,0%).
- Glucosa. Incrementos muy raros (<0,01%) de los niveles de glucemia.
- Leucocitos. Disminuciones frecuentes (1-10%) pero leves y reversibles, especialmente en pacientes con niveles basales bajos o historial de leucopenia inducida por fármacos.
- Neutrófilos. Disminución muy rara (<0,01%) leve y reversible, especialmente en pacientes con niveles basales bajos o historial de leucopenia inducida por fármacos.
- Plaquetas. Disminución poco frecuente (0,1-1,0%).
- Tiroxina. Se han comunicado casos post-comercialización de disminuciones ligeras y dosis-dependientes de T3 y T4, si bien no se apreciaron síntomas de hipotiroidismo.
- Transaminasas. Incrementos frecuentes (1-10%) de ALT y AST. Poco frecuente (0,1-1,0%) de GGT. Estos aumentos fueron leves, transitorios y reversibles.
- Triglicéridos. Aumento poco frecuente (0,1-1,0%) de los niveles de triglicéridos en períodos de no ayuno.

SITUACIONES ESPECIALES:

EMBARAZO :
Categoría C de la FDA. En estudios con animales usando durante la organogénesis dosis 2,4 veces superiores a la dosis máxima en humanos no se han evidenciado efectos tóxicos en el feto.
No se dispone de estudios adecuados y bien controlados en humanos. Tras su empleo durante el embarazo se observaron síntomas de abstinencia neonatal. La administración en embarazadas de otros antipsicóticos atípicos se ha relacionado con alteraciones metabólicas, aumento del tiempo de gestación y recién nacidos de alto peso. Su administración sólo se acepta si no existen alternativas terapéuticas más seguras, y los beneficios superan los posibles riesgos. En general, puede aceptarse mantener el tratamiento durante el embarazo en pacientes con episodios crónicos de psicosis o de trastorno bipolar grave.

LACTANCIA :
Se desconoce si se excreta con la leche, aunque sí lo hace en la de animales de experimentación, y las consecuencias que podría tener para el lactante. Se recomienda suspender la lactancia o evitar su administración.

NIÑOS :
No se ha evaluado la seguridad y eficacia en niños y adolescentes menores de 18 años, por lo que se recomienda evitar su utilización.

ANCIANOS :
En pacientes ancianos mayores de 65 años se observó un CLt un 30-50% inferior que en pacientes más jóvenes (de 18-65 años), aunque la tolerabilidad fue similar. No obstante, estos pacientes parecen presentar mayor predisposición a la hipotensión ortostática y mayor sensibilidad a los efectos anticolinérgicos y sedantes. También tienen más tendencia a padecer efectos extrapiramidales, como discinesia tardía (con signos persistentes, difíciles de controlar y en algunos pacientes irreversibles).
Quetiapina no está indicada para el tratamiento de la psicosis y/o trastornos del comportamiento asociados a demencia, ya que se ha observado un mayor riesgo de accidente cerebrovascular y mortalidad por cualquier causa en estos pacientes. La mortalidad no estuvo relacionada con la dosis o duración del tratamiento. La edad >65 años, disfagia, sedación, malnutrición, deshidratación, enfermedad pulmonar o el uso concomitante de benzodiazepinas, podrían ser factores de riesgo. Sin embargo, la incidencia de muerte fue mayor en los tratados con antipsicóticos que con placebo, independientemente de los factores de riesgo.
En pacientes >75 años sólo debe emplearse en las indicaciones especificadas en la ficha técnica del producto, valorándose individualmente la necesidad del tratamiento.

No se ha evaluado la seguridad y eficacia de la quetiapina en pacientes >65 años con depresión asociada a trastorno bipolar, por lo que no debe usarse.

EFECTOS SOBRE LA CONDUCCION :
Puede producir una importante somnolencia, afectando sustancialmente a la capacidad para conducir y/o manejar maquinaria. Los pacientes deberán evitar manejar maquinaria peligrosa, incluyendo automóviles, hasta que tengan la certeza razonable de que el tratamiento farmacológico no les afecta de forma adversa.

REACCIONES ADVERSAS :
- Digestivas: Frecuentes (1-10%) SEQUEDAD DE BOCA, ESTREÑIMIENTO, DISPEPSIA.
- Hepáticas: Frecuentes (1-10%) INCREMENTO DE LOS VALORES DE TRANSAMINASAS asintomáticos y reversibles; raras (0,01-0,1%) [ICTERICIA]; muy raras (<0,01%) HEPATITIS.
- Cardiovasculares: Frecuentes (1-10%) TAQUICARDIA, HIPOTENSION ORTOSTATICA (especialmente durante los primeros días del tratamiento, o en caso de titulación de dosis más rápida de la recomendada); raras (0,01-0,1%) muerte súbita de causa desconocida, PARADA CARDIACA, ARRITMIA CARDIACA ventricular, SINDROME DE QT LARGO, TORSADE DE POINTES.
- Neurológicas/psicológicas: Muy frecuentes (>10%) CEFALEA, SOMNOLENCIA (especialmente al inicio, reduciéndose tras dos semanas de uso) MAREO; frecuentes (1-10%) SINCOPE, PESADILLAS, sueños anormales; poco frecuentes (0,1-1,0%) CONVULSIONES; muy raras (<0,01%) DISCINESIA TARDIA.
- Respiratorias: Frecuentes (1-10%) RINITIS.
- Aparato reproductor y mama: Raras (0,01-0,1%) PRIAPISMO.
- Dermatológicas: Muy raras (<0,01%) ANGIOEDEMA, SINDROME DE STEVENS-JOHNSON.
- Alérgicas: Poco frecuentes (0,1-1,0%) REACCIONES HIPERSENSIBILIDAD.
- Hematológicas: Frecuentes (1-10%) LEUCOPENIA; poco frecuentes (0,1-1,0%) EOSINOFILIA, TROMBOPENIA; muy raras (<0,01%) NEUTROPENIA. Normalmente estos efectos del hemograma fueron leves y reversibles. Parece que son especialmente frecuentes en personas con recuentos basales bajos o con historial de discrasias sanguíneas iatrogénicas.
- Metabólicas: Frecuentes (1-10%) AUMENTO DE PESO; poco frecuentes (0,1-1,0%) HIPERTRIGLICERIDEMIA, HIPERCOLESTEROLEMIA; raras (0,01-0,1%) INCREMENTO DE CREATIN FOSFOKINASA; muy raras (<0,01%) HIPERGLUCEMIA, que podría agravar o precipitar un cuadro de diabetes. Se han comunicado disminuciones ligeras y dosis-dependiente de T4 y T3, sin apreciarse alteraciones en los niveles de globulina transportadora de tiroxina (TGB) ni TSH, ni producirse sintomatología hipotiroidea.
- Generales: Frecuentes (1-10%) ASTENIA, EDEMA MALEOLAR; raras (0,01-0,1%) SINDROME NEUROLEPTICO MALIGNO.

SOBREDOSIS :
Síntomas: Existe experiencia muy limitada en sobredosis con quetiapina. Algunos pacientes llegaron a tomar hasta 20 g, recuperándose sin secuelas. En caso de sobredosis se espera un cuadro de potenciación de la actividad farmacológica, con sedación, somnolencia, taquicardia e hipotensión. Existen comunicaciones de sobredosis que dieron lugar a prolongación del intervalo QT, coma e incluso fallecimiento.
Tratamiento: No existe antídoto. En caso de sobredosis se recomienda llevar a cabo las medidas habituales destinadas a favorecer la eliminación, como lavado de estómago con administración de carbón activo y laxantes. En caso de que el paciente esté inconsciente, se aconseja intubarlo para evitar la neumonía por aspiración.
El paciente deberá mantenerse estrechamente vigilado, abriendo una vía respiratoria y monitorizando la función cardiovascular.

REVISION DE LA FICHA :
Julio 2010.

8 Responses to “Quetiapina”

  1. Puede provocar la quetiapina hipertensión?

  2. Buenas tardes, Felipe,
    Quetiapina puede provocar justo lo contrario: hipotensión, pero no hipertensión.
    Saludos
    Dr. Adolfo de la Peña

  3. Tengo dos preguntas, mi hija había consumido una dosis de 350 mg de quetiapina sólo en las noches los últimos tres meses, hasta que presentó taquicardia, problemas para respirar, aumento del apetito y síndrome de piernas inquietas. Decidieron disminuirle poco a poco la dosis hasta que ahora está consumiendo sólo 150mg, pero se ha sentido un poco más inquieta, siente molestia en sus piernas y tiene problemas para concentrarse y de sueño ¿puede ser esto producto de la disminución de dosis? De suspenderse completamente el tratamiento de quetiapina, ¿quedaría con alguna secuela importante?

    Un cordial saludo.

  4. Buenos días, Mara,
    Ignoro la edad de su hija y la problemática que presenta para medicarse con quetiapina. A pesar de este desconocimiento, puedo decir que si la quetiapina no funciona en su hija, hay otras alternativas válidas, con menos efectos secundarios. Abilify (aripiprazol) pudiera ser una de ellas, caracterizándose por no presentar prácticamente ningún efecto secundario, pero ya digo, desconozco la enfermedad de su hija, y eso lo deberá evaluar su psiquiatra.
    En cuanto a sus preguntas, la inquietud y los problemas de concentración y de sueño son seguramente por la disminución de la dosis de quetiapina. Si se suspendiera completamente el tratamiento con quetiapina, no debería preocuparse, pues es un fármaco seguro que no debe dejar ninguna secuela (otra cosa es que no se puedan abandonar estas medicaciones sin más, pues habría riesgo de recaída de la enfermedad previa).
    Saludos cordiales
    Dr. Adolfo de la Peña

  5. Buenas, doctor.

    Le agradezco mucho su respuesta. La verdad, la historia clínica de mi hija me tomó por sorpresa. Llevo retirada más o menos seis meses de donde vivía ella junto a mi exmarido y su madre. Cuando éste me comunicó que desde hacía un tiempo, mi hija empezó a no salir de su cuarto y a mostrarse muy reacia con él sin aparente motivo. Un día, ella empezó a vociferar contra mi exmarido, que se metía a su cuarto a escondidas durante las noches. Empezó una fuerte pelea hasta que él la tomó y la llevó a Urgencias donde fue internada y tratada durante tres meses. Estuve muy angustiada, pues, el primer mes estuvo muy dopada y era muy difícil encontrar a los médicos. Al final fue dada de alta y continuó con la quetiapina.

    Mi hija tiene 23 años y el grupo de psiquiatras que la evaluó le diagnóstico principio de un episodio psicotico.

    Consulté con un psiquiatra conocido de un amigo y me comentó que quizá mi hija no tenía necesidad de haber estado internada y que sólo bastaba un analista para saber a fondo su problema. Por las contraindicaciones antes mencionadas, se resolvió que era mejor bajar paulatinamente la dosis y luego informar que cambios le producía en caso de que se pudiera suspender el tratamiento.

    Desde que fue dada de alta vive conmigo y la he visto muy bien, pero me preocupa porque ha tenido problemas para dormir. Me dijeron que era normal, pues, al haber estado un largo tiempo con quetiapina su sistema tenía que volver a acostumbrarse a prescindir de ella, y que con el tiempo su sueño se recuperaría. Ahora sólo toma 50 gr. del medicamento, pero noto que duerme poco y mal. Pregunté si se le podría suministrar alguna pastilla homeopatica para su sueño pero me dijeron que no había necesidad, por eso he estado buscando una segunda opinión.

    Le agradezco su tiempo y su respuesta.

    Un cordial saludo.

  6. Buenas tardes, Mara,
    Los “episodios psicóticos” son una interacción compleja y no bien establecida entre factores genéticos y ambientales, desconociéndose en cada persona cual de ellos ejerce un papel más importante. Sostengo tambien el criterio de que su hija no debíó ser ingresada; asegurándose de que toman la medicación, los enfermos están mejor en su domicilio y se recuperan antes.
    Respecto al sueño, a menudo hablamos de él como “el lujo del pobre”, pues es esencial para llevar una vida sana y cuesta poco mejorarlo. La falta de sueño conlleva el riesgo de muchos problemas, entre ellos el sobrepeso y la diabetes, por lo que es fundamental regularlo. En eso podrá ayudar mucho el psiquiatra que la lleva, y las opciones son varias (dar 1/2 deprax al acostarse, unas pocas gotas de sinogan, que es un antipsicótico a dosis altas, pero a dosis de gotas ejerce un eficaz efecto hipnótico, etc.) El psiquiatra dictaminará lo más oportuno para su hija, y asociado al tratamiento médico, será eficaz un tratamiento psicológico, realizado por un psicólogo de confianza de la línea psicodinámica, pero sin caer en el psicoanálisis, y con el que su hija se sienta a gusto; repito, en esta elección les podrá asesorar el psiquitra.
    Saludos cordiales
    Dr. Adolfo de la Peña

  7. Estimado doctor:

    Consumo quetiapina hace un año y medio, en este momento consumo solo la mitad de 25 mg, e ido disminuyendo el medicamento porque me produce mucha somnolencia. quisiera suspenderlo, ya que la dosis es tan baja podría hacerlo??

    Saludos!

  8. Hola Sofía,
    La dosis del neuroléptico la debe regular el psiquiatra, no tu, y hay riesgo para la salud si no se dan las dosis necesarias. Aripiprazol, un neuroleptico similar, en cambio no provova somnolencia, y podría ser una buena opción; coméntaselo a tu psiquiatra.
    Saludos cordiales
    Dr. Adolfo de la Peña

Leave a Reply

*