Sarampión

Enfermedad exantemática (macular o maculopapular) típica de la infancia producida por el virus del sarmapión (paramyxovirus). La afectación es variable según el estado nutricional, pudiendo llegar a afectar a otros órganos (sistema nervioso central o aparato respiratorio). Actualmente está en programa de vacunación y erradicación.

Diagnóstico microbiológico

EXAMEN MICROSCÓPICO
Presencia de células multinucleadas e inclusiones eosinofílicas (sincitios) en faringe o monocitos de sangre periférica.
CULTIVO
Aislamiento en células Vero a partir de conjuntiva (con la aparición de rash y conjuntivitis), o de heces (en fase convaleciente). Es difícil el aislamiento a partir de LCR, con demostración de efecto citopático característico con formación de sincitios y utilización de anticuerpos monoclonales.
DIAGNÓSTICO SEROINMUNOLÓGIO
Determinación de anticuerpos específicos IgM en fase aguda mediante hemaglutinación indirecta, EIA o inmunofluorescencia.

Alteraciones analíticas

HEMOGRAMA
Leucopenia al aparecer el exantema, máxima al segundo o tercer día (3.000 a 4.000), recuperándose a partir del cuarto o quinto día, hasta alcanazar cifras normales o supranormales al sexto o séptimo. Leucocitosis tardía, si se presentan complicaciones sépticas. Fórmula: neutrofilia en el período prodrómico y de nuevo al brotar el exantema (excepcionalmente linfocitosis, en lugar de neutrofilia, si la reacción ganglionar es intensa). Desviaciób a la izquierda (del 10 al 15% de formas en cayado), coindiceinco con los momentos de máxima neutrofilia. Los eosinófilos aumentan ligeramente durante la leucocitosis inicial, y disminuyen hasta desaparecer al brotar el exantema. Moderada linfocitosis y eosinofilia postinfecciosa.
VSG acelerada moderadamente, máxima durante el exantema y más acentuada si aparecen complicaciones sépticas.
ORINA
Proteinuria febril.

NOTA
El hemograma más frecuente en el sarampión es la leucopenia con neutrofilia, lo que tiene valor como diagnóstico diferencial frente a la rubéola y al exantema súbito que presentan leucopenia con linfoplasmocitosis, y contrasta con la leucocitosis neutrofílica y eosinofilia de la escarlatina.

Recomendaciones

Se recomienda el diagnóstico seroinmunológico, para conocer el estado inmunitario (IgG) y para demostración de infección aguda (IgM o seroconversión de IgG entre sueros de fase aguda y convaleciente).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*