SIDA

Enfermedad producida por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) (retrovirus).

Diagnóstico microbiológico

CULTIVO
Cocultivo de linfocitos del pacientes con linfocitos de un individuo sano. No se suele realizar en laboratorios convencionales de diagnostico.
DIAGNÓSTICO SEROINMUNOLÓGICO
Detección de anticuerpos frente al virus VIH1 y VIH2 mediante técnicas de ELISA (enzimoinmunoensayo). Confirmación mediante detección de anticuerpos frente a proteínas específicas del virus con técnicas de Western-Blot. La detección de antígeno más anticuerpos en suero aumenta la sensibilidad. También se puede utilizar la detección del antígeno p25 en plasma.
BIOLOGÍA MOLECULAR
Detección de ARN viral mediante RT-PCR. Es muy útil en el período ventana. La cuantificación de la carga viral de ARN en plasma sirve como marcador de la progresión de la enfermedad y/o respuesta al tratamiento, junto con el número de linfocitos CD4.

Alteraciones analíticas

HEMATOLOGÍA
En la fase inicial (primoinfección) puede aparecer clínicamente un síndrome mononucleósico. La deficiencia inmunológica depende de las alteraciones cuantitativas y cualitativas de los linfocitos T (helper), que se encuentran muy disminuidos en este síndrome. Se comprueba una linfopenia (menos de 1.500/microl), especialmente a expensas de los CD4 (normalmente más de 500) con inversión del cociente CD4/CD8. Los marcadores pronósticos más importantes son la carga viral y el número de linfocitos CD4. A idéntica carga viral los CD4 determinan el riesgo en la progresión de la enfermedad. De forma progresiva se observa descenso paulatino de hemoglobina, plaquetas, leucocitos y aumento de la VSG; significativo descenso de los linfocitos CD4+; disminución de la albúmina y elevación de triglicéridos; elevación de las inmunoglobulinas (la IgA muestra un aumento muy significativo en los pacientes con SIDA) incluso desde fases precoces de la beta2-microglobulina.

Recomendaciones

DIAGNÓSTICO SEROINMUNOLÓGICO
Se utiliza para diagnóstico de enfermedad o infección latente (donantes de sangre u órganos, contagio heterosexual, accidente laboral) o superada. PCR en suero si hay sospecha de período ventana. Como marcador de progresión en enfermos de SIDA se utilizan la determinación de la carga viral y de linfocitos CD4. Aparte de las pruebas serológicas y de la linfopenia CD4, la aparición de infecciones oportunistas o de procesos proliferativos puede hacer sospechar la existencia de SIDA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*