Tos ferina (pertussis)

Enfermedad respiratoria causada por Bordetella pertussis. El curso clínico sigue tres fases, catarral, paroxística y de convalecencia. Una forma similar, pero menos grave, es la producida por B. parapertussis.

Diagnóstico microbiológico

EXAMEN MICROSCÓPICO
Tinción con anticuerpos fluorescentes de una extensión del exudado nasofaríngeo o lavado nasal.
CULTIVO
Aislamiento de B. pertussis mediante cultivo en medio Bordet-Gengou o medio BCYE con antibióticos (cefalexina): a) exudado nasofaríngeo obtenido con una torunda flexible de algodón. Con la técnica del microcultivo en porta puede hacerse el diagnóstico bacteriológico a las 8 horas; b) lavado nasal, y c) placa de la tos: placa de Petri con medio de cultivo sobre la que tose el niño de forma natural o tras la toma del exudado nasofaríngeo. El cultivo requiere la inoculación de las placas a pie de cama o en la mayor brevedad. Es muy importante la incubación en atmósfera aeróbica enriquecida con 5-10% de CO2 y humedad elevada. Las placas recién preparadas aumentan la tasa de aislamientos.
HEMOCULTIVO
No tiene objeto, pues Bordetella no pasa al torrente circulatorio.
DIAGNÓSTICO SEROINMUNOLÓGICO
Las pruebas serológicas más utilizadas son aglutinación, FC, hemaglutinación indirecta, neutralización de toxina. AGLUTINACIÓN: tardía e inconstante. FIJACIÓN DE COMPLEMENTO: positiva sólo en el 50% de casos.
BIOLOGÍA MOLECULAR
Las técnicas de amplificación de ácidos nucleicos son sensibles y específicas para el diagnóstico de la tos ferina.

Alteraciones analíticas

HEMOGRAMA
Al principio, en el período catarral, puede existir una simple linfocitosis relativa. Luego, leucocitosis en el 60% de los casos, creciente a medida que avanza la enfermedad, hasta alcanzar cifras de 30.000 o 40.000 leucocitos, e incluso más altas. Linfocitosis relativa del 60% y luego incluso del 80% en la fórmula, pudiendo simular una leucemia linfoide, pero, en la tos ferina, los linfocitos son maduros. Esta linfocitosis puede prolongarse más allá de la convalecencia. Si se presentan complicaciones supurativas (bronconeumonía), aparece una leucocitosis neutrofílica, pero incluso en estos casos puede persistir la linfocitosis. La VSG es normal o está disminuida: a menudo inferior a 3, dato típico de esta enfermedad y diferenciador de otros procesos respiratorios. Se acelera si ocurren complicaciones sépticas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*