Tuberculosis

Enfermedad granulomatosa crónica que afecta a los pulmones y a otros órganos (riñones, cerebro, hígado, huesos, etc.) producida por Mycobacterium tuberculosis y otras especies del complejo tuberculosis.

Diagnóstico microbiológico

EXAMEN MICROSCÓPICO
Tinciones: Ziehl-Neelsen, Kinyoun o modificaciones de éstas y técnicas fluorescentes: auramina-rodamina. El hallazgo microscópico de bacilos ácido-resistentes es diagnóstico presuntivo de tuberculosis por lo que, en presencia de una clínica compatible, se aconseja la instauración de terapia antituberculosa.
CULTIVO
Los medios más utilizados son el de Löwenstein-Jensen, que es un medio sólido, y el de Middlebrook (7H9, 7H11, etc.) que puede ser sólido o líquido, según la formulación. Las muestras clínicas contaminadas como las de esputo u orina se pueden tratar con agentes digestivos como N-acetilcísteína o lauril sulfato sódico y NaOH antes de su inoculación. La adición a los medios de cultivo de germicidas o antibióticos mejora el aislamiento de M. tuberculosis. El problema es el tiempo requerido para la detección, generalmente de 3 a 4 semanas, y no se debe descartar como negativo ningún cultivo antes de las 8 semanas. Además, las pruebas bioquímicas para la identificación de las especies y las de susceptibilidad antimicrobiana también son lentas, aproximadamente de 3 a 4 semanas. Para solventar este problema, las muestras se pueden inocular en medios de cultivo que incorporan sustratos que al ser consumidos por las micobacterias dan lugar a metabolitos que pueden ser detectados por sistemas automáticos de lectura radiométrica, colorimétrica, fluorométrica, etc. Mediante estos sistemas el desarrollo de micobacterias puede ser detectado a partir de los 5 días. Una vez detectado, se identifica la micobacteria de inmediato mediante la hibridación con sondas genéticas específicas. Así mismo, estos medios se pueden utilizar para la realización de pruebas de susceptibilidad antimicrobacterianas, disminuyendo de la misma forma el tiempo necesario para su realización.
HEMOCULTIVO
La realización de hemocultivos para aislamiento de micobacterias se debe restringir a pacientes inmunodeprimidos, especialmente con SIDA y ante las sospecha de tuberculosis diseminada o miliar. Clásicamente, se ha recomendado la utilizacion del sistema de lisis-centrifugación o el sistema radiométrico utilizando frascos con agentes líticos. En la actualidad también se pueden utilizar sistemas automáticos de monitorización continua no radiométricos.
DIAGNÓSTICO INMUNOSEROLÓGICO
Aunque se han hecho muchos esfuerzos para el desarrollo de pruebas serológicas, no se emplean mucho debido a su limitada sensibilidad y especificidad. En los últimos años se han utilizado antñígenos más purificados, que han aumentado la sensibilidad y especificidad, como el antígeno de 38 kDa, lipoarabinomanano, el antígeno 60 y el complejo antígeno 85. También se han desarrollado técnicas para la detección de antígenos micobacterianos en muestras clínicas, con una sensibilidad y especificidad muy variable; los mejores resultados se han obtenido en LCR.
BIOLOGÍA MOLECULAR
La hibridación con sondas de ADN para secuencias de ARNr específicas y la secuenciación genética se han utilizado para la identificación de las especies del complejo tuberculosis y de otras especies en cultivo. Las técnicas de amplificación de ácidos nucleicos se han desarrollado para la detección de Mycobacterium tuberculosis directamente en muestras respiratorias y en poco tiempo, y presentan muy buena especificidad y sensibilidad en muestras con baciloscopia positiva. La información es limitada y los resultados, muy variables en muestras pulmonares paucibacilares y extrapulmonares; en general, estas técnicas deben suplementar y no reemplazar al cultivo. No se puede utilizar para monitorizar la terapia antimicrobiana puesto que no diferencia entre micobacterias vivas y muertas. Las técnicas de amplificación de ácidos nucleicos y otras técnicas de biología molecular (algunas de las cuales han sido comercializadas) se han utilizado para la detección de genes de resistencia a los fármacos antimicobacterianos. El análisis mediante RFLP de la secuencia repetitiva de inserción IS6110 se ha utilizado para la tipificación de cepas de M. tuberculosis para estudios epidemiológicos.
PRUEBA CUTÁNEA DE LA TUBERCULINA

Alteraciones analíticas
HEMOGRAMA
Anemia hipocroma (de tipo inflamatorio crónico), discreta al principio, notable en las formas consuntivas crónicas. La serie blanca es poco característica. En general, salvo complicaciones, la cifra total de leucocitos es normal o poco modificada. La presencia de una leucocitosis discreta o moderada, con neutrofilia y ligera desviación a la izquierda, es signo de actividad del proceso. Las granulaciones tóxicas en leucocitos, tan frecuentes en todas las infecciones sépticas, no suelen existir en la tuberculosis. Los casos de evolución crónica cursan con linfocitosis (tuberculosis ganglionar simple, escrofulosis). En la tuberculosis miliar es frecuente la leucopenia con linfopenia progresiva. La VSG permite seguir la actividad del proceso y constituye un buen índice, mejor en ocasiones que la curva febril, para seguir la evolución, siempre asociada con los demás hallazgos clínicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*