Úlcera péptica

La úlcera péptica es aquélla que afecta la mucosa que recubre el estómago o el duodeno. Relacionada con el Helicobacter pylori.

Diagnóstico diferencial y signos característicos

Enfermedad por reflujo gastroesofágico

Sospecha:Sentir que el alimento se atora por detrás del esternón. Acidez gástrica o dolor urente en el pecho (bajo el esternón) que aumenta al agacharse, inclinar el cuerpo, acostarse o comer; es más probable o peor en la noche; se alivia con antiácidos. Náuseas después de comer.

Dispepsia por fármacos
teofilina, digoxina o antibióticos o la gastritis erosiva por
AINE
Carcinoma gástrico

Sospecha: edad avanzada con historia corta de epigastralgias de carácter continuo, que empeora con la ingesta de alimentos y se asocia a anorexia y pérdida de peso. La clínica de un cáncer gástrico precoz puede ser indistinguible de la clínica de la úlcera péptica.

Patología biliar

Sospecha:
Litiasis biliar: asintomático (80 %). Dolor en el cuadrante superior derecho del abdomen, que empeora luego de las comidas (síntoma más común). Otros síntomas son gases, indigestión, naúsea y vómitos. Fiebre en casos graves.
Colecistitis aguda: dolor en hipocondrio derecho tipo cólico (de màs de 24 hrs de duraciòn) y propagación al dorso o al hombro derecho. Defensa abdominal. Fiebre de màs de 37º.
Colecistitis acalculosa: UCI y edad avanzada con diabetes (colecistitis enfisematosa), politraumatizados, quemaduras, sepsis. Posiblemente se produce por una vasculitis de los vasos de la pared vesicular con inflamación, isquemia, necrosis y perforación de la vesícula. Dolor abdominal en el cuadrante superior derecho, presencia de Murphy positivo, fiebre y leucocitosis. En la colecistitis crónica los episodios son repetitivos pero de menor severidad.
Colecistitis crónica: dolor en hipocondrio derecho a repetición desencadenado por ingesta de alimentos o alcohol.
La ecografía biliar muestra cálculos y
alteraciones de la pared como esclerosis,
engrosamiento, atrofia y fístulas entre otros.
Cánceres de las vías biliares: dolor abdominal, por lo general, en cuadrante superior derecho (75%). La ictericia de tipo obstructiva, se manifiesta en un gran número de pacientes (40%). Mareos, nauseas, vómitos, y signos y síntomas subjetivos de un síndrome tumoral (anorexia, pérdida de peso). Con cierta frecuencia, masa palpable y a
veces dolorosa en hipocondrio derecho que corresponde a la vesícula. La vesícula palpable junto a la ictericia obstructiva constituye la “ley de Courvoisier”, la cual usualmente significa enfermedad maligna.

Patología pancreática

Sospecha:
Pancreatitis aguda: dolor abdominal en el cuadrante superior derecho o medio del abdomen; puede empeorar en cuestión de minutos después de comer o beber al principio, especialmente si los alimentos tienen un alto contenido de grasa; se vuelve constante o más intenso y dura varios días; puede empeorar al acostarse boca arriba; puede propagarse (irradiarse) a la espalda o por debajo del omóplato izquierdo. Las personas con pancreatitis aguda a menudo lucen enfermas y tienen fiebre, náuseas, vómitos y sudoración.
Pancreatitis crónica: Dolor abdominal, mayor en el abdomen superior, puede durar desde horas hasta días, finalmente se puede tornar continuo, puede empeorar al comer, beber o tomar alcohol, también se puede sentir en la espalda. Problemas digestivos: pérdida crónica de peso, incluso cuando los hábitos alimentarios y las cantidades son normales, diarrea, náuseas y vómitos, deposiciones grasosas, heces de color arcilla.
Tumores de páncreas: síntomas vagos o imperceptibles. Incluyen una coloración amarillenta de la piel y los ojos, dolor en el abdomen y la espalda, pérdida de peso y fatiga.

  • Insulinoma: episodios de cansancio, taquicardia, sudoración y confusión relacionados con el consumo de comida.
  • Gastrinoma (síndrome de Zollinger-Ellison): Dolor de estómago que disminuye temporalmente con la comida y antiácidos pero se vuelve mucho más severo en períodos de semanas o meses. Diarrea líquida.
  • Glucagonoma: Manchas en la piel en varias partes del cuerpo. Dolor de lengua. Pérdida de peso.
Dispepsia funcional

Sospecha: Dolor o molestia en la parte superior del abdomen que en ocasiones se puede calmar con antiulcerosos o antiácidos. Náuseas, distensión o hinchazón del abdomen, sobre todo tras ingesta de alimentos. Plenitud o saciedad precoz con la ingesta de alimentos.

Úlcera gástrica

Sospecha: Dolor (síntoma principal) periódico y horario. Los periodos de crisis duran de 10 a 15 días, aun puede prolongarse hasta uno o dos meses en las ulceras antiguas y penetrantes. El dolor aparece tempranamente luego de las comidas, más o menos 30 minutos o 1 hora y la ingestión de soluciones salinas o comidas no disminuye totalmente el dolor. Este se localiza en el epigastrio más precisamente a nivel subxifoideo, con irradiaciones al tórax, dorso, región precordial, zona escapular izquierda, pudiéndose atenuar al acostarse en la cama. Las ulceras que provocan mayor dolor son las que se ubican en antropíloro y se comportan como ulceras duodenales (mayor secreción de ácidos). Diferente se comportan las ulceras proximales, ya que suelen ser más solapadas y como consecuencia de ello pueden ser de gran tamaño y profundidad antes de diagnosticarlas. Posible dispepsia después de comer, acompañada de perdida de peso cuando los pacientes provocan el vomito para calmar los síntomas, dichos vómitos son alimenticios. Rara vez, hemorragia digestiva masiva y si presentan melena o se detecta sangre oculta en materia fecal. Tampoco presentan obstrucción de la desembocadura gástrica, pero si se puede presentar cierto retraso del vaciamiento gástrico y quizás este sea el origen de la indigestión vaga que presentan.

Úlcera duodenal

Sospecha: acidez, malas digestiones, perdida de peso, dolor desde un par de horas después de comer que suele prolongarse hasta las cuatro horas (en la úlcera de estómago los síntomas se manifiestan inmediatamente después de las comidas), dolor nocturno que lleva a muchos pacientes a despertarse entre la medianoche y la madrugada, vómitos. A veces, hemorragias digestivas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*