Uso terapéutico del alcohol y su significación een el mantenimiento de la salud

USO PARA SOCIALIZACIÓN, APETITO Y SUEÑO
Pequeñas cantidades de alcohol pueden favorecer la socialización y el estado de ánimo del paciente, y se ha propugnado el uso de pequeñas cantidades de bebida con alcohol como adyuvante social en las residencias para el cuidado de ancianos. Sin mebargo, los residentes con trastornos cardiovasculares o cognitivos, o en tratamiento con benzodiazepinas, no debn consumir alcohol. Los médicos que han aconsejado el consumo de alcohol como adyuvante social a pacientes ambulatorios deben recordar la existencia de controles en los protocolos de estudios de las residencias para regular la cantidad consumida y asegurar su uso en un contexto social. los trastornos por consumo de alcohol debidos a yatrogenia no son desconocidos. Precauciones similares se aplican para las indicaciones del consumo de alcohol en pacientes ancianos para aumentar su apetito o inducir el sueño. De hecho, el consumo habitual de alcohol a la hora de acostarse perturba el sueño.

NIVELES SEGUROS DE BEBIDA
Generalmente, el límite recomendado de niveles seguros para ancianos saludables no es más de 14 bebidas estándar por semana o 3 bebidas en ocasiones para los hombres, y 7 bebidas por semana o 2 bebidas en ocasiones para las mujeres. Las mujeres ancianas mantienen niveles considerablemente más elevados de alcohol en sangre que los hombres, después de una carga estándar de alcohol.

VALOR PROTECTOR DEL ALCOHOL FRENTE A ENFERMEDAD CORONARIA Y OTROS TRASTORNOS
Un interesante hallazgo epidemiológico es la relación del consumo regular -pero moderado- de alcohol (hasta dos bebidas estándar por día) con una menor morbilidad y mortalidad de enfermedades coronarias, en especial en hombres, cuando se comparan con consumidores excesivos y abstemios. Esta relación en forma de «U» o «J» parece ser bastante fuerte. ¿Por qué los abstemios tienen una mortalidad más alta que los bebedores moderados?. El grupo de abstemios es heterogéneo e incluye alcohólicos anteriores y aquellos, quizá, predispuestos a enfermedades cardíacas, pero serían otros los factores implicados. Es necesario realizar más investigaciones para determinar la contribución respectiva del aumento de lipoproteínas de alta densidad inducidas por el alcohol, los efectos antioxidantes de las bebidas alcohólicas, y otros mecanismos biologicos asociados al alcohol en bebedores moderados, así como también la contribución de acontecimientos adversos para la salud y de menores habilidades de afrontamieento adaptativo comúnmente observadas en los abstemios.
Varios estudios han mostrado un efecto protector, aparentemente más general, de la ingesta moderada de alcohol sobre la mortalidad por diferentes causas, aun teniendo en cuenta aquellas enfemedades para las cuales el aumento del consumo de alcohol está asociado claramente con una mayor mortalidad. En un estudio de 490.000 personas de entre 35 y 70 años, el consumo moderado de alcohol reduo la moortalidad total en un 20%, aunque muchos de estos efectos generales sobre la mortalidad pueden estar relacionados con enfermedaes cardiovasculares. Informes recientes comunican que una ingesta moderada de alcohol (en especial vino tinto) puede tener un efecto beneficioso en la esfera cognitiva y un posible efecto protector frente al desarrollo de degeneración molecuklar retiniana relacionada con la edad, pero estos resultados requieren más estudios.

CONSUMO REACTIVO DE ALCOHOL
Los problemas relacionados con el consumo de alcohol en la vejez, sobre todo los de comienzo tardío, a menudo se describen en la bibliografía geriátrica como una consecuencia de pérdidas tardías y otras tensiones de la edad, pero la hipótesis de reactividad frente al estrés de los problemas de la bebida en la vejez ha sido difícil de validar. Personas con aumento de los problemas con el alcohol asociados a pérdidas importantes son, sin embargo, frecuentes en la práctica clínica. Una vez establecido un patrón de consumo excesivo de alcohol, la desaparición de estados afectivos negativos (p. ej., depresión, tristeza, aburrimiento, ira, tensión) puede disparar episodios repetitivos de consumo de bebida. Pacientes con trastornos debidos al consumo de alcohol de larga duración pueden ser muy vulnerables a incrementos o a recurrencias en las etapas tardíias de la vida si se dan situaciones estresantes conjuntamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*